martes, 10 de julio de 2018

El Teatro de la Zarzuela en directo.


La noticia es de singular importancia y trascendencia: El Teatro de la Zarzuela, por primera  va a transmitir en directo y de forma gratuita la última de las funciones de esta temporada, correspondiente a la comedia musical 24 horas mintiendo!.

La emisión, en directo, se podrá ver a través de la plataforma Facebook Live, en los siguientes países y horarios:

España (20 h.) – 19 h. en Canarias.
Los Ángeles (California) – 11 h.
Honduras, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador – 12 h.
Colombia, Ecuador, Perú, México, Panamá – 13 h.
Venezuela, Guyana, Bolivia, Paraguay, Chile, Cuba, República Dominicana, Puerto Rico, Miami, Nueva York. – 14 h.
Suriname, Brasil, Argentina, Uruguay – 15 h.

En total, y además de España, 24 países o estados. Esto es entrar en las nuevas posibilidades tecnológicas a lo grande. ¡Por fin!


Supongo que el equipo del Teatro de la Zarzuela ha tenido que resolver difíciles problemas y superar importantes escollos. Pero como lo ha conseguido, hay que felicitarles. Y aprovechar para dar un toque de atención a los medios de comunicación generalistas, para que se hagan eco de esta noticia singular.

Por fin, la difusión de la zarzuela, parte importantísima de nuestro patrimonio musical, da un paso decisivo para su difusión. Yo me atrevo a pedir a los aficionados, y en especial a los seguidores de este blog, que lo hagan. Incluso que nos transmitan sus opiniones sobre la noticia y sobre sus resultados.
 
José Prieto Marugán

domingo, 8 de julio de 2018

Mentiras entretenidas.


Enrique Viana en su número principal (Foto. J. del Real. TZ.)
¡24 horas mintiendo! Comedia musical en dos actos. Texto de Francisco Ramos de Castro y Joaquín Gasa (versión libre de Alfredo Sanzol). Música de Francisco Alonso.
Intérpretes: G. Beitia. E. Martyn. N. Pérez. R. Chacón. C. Solaguren. M.J. Suárez. J. Castejón. J. López. E. Viana. A. Ruiz. J.L. Martínez. M. Martín. L. Maesso.
Equipo técnico y artístico: Escenografía: Carmen Castañón. Iluminación: Eduardo Bravo. Vestuario: Ana Garay. Coreografía: Nuria Castejón. Dirección de escena: Jesús Castejón. Coro Titular del Teatro de la Zarzuela. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Dirección musical: Carlos Aragón. Teatro de la Zarzuela, de Madrid, 5-7-2018.

Después de las tensiones pasadas, felizmente superadas, esta simpática y entretenida comedia musical arrevistada, ha debido suponer un descanso sicológico para el equipo del teatro de la calle de Jovellanos.

Esta versión libre de ¡24 horas mintiendo! (no se piense en intencionalidad alguna en el título, pues la comedia nació en 1947, hace ya 71 años) presenta las peripecias y el enredo de unos desgraciados cómicos que, para ocultar su precaria situación, simulan una gira por América, y se encierran en casa, a cal y canto, para no ser descubiertos. La historia es entretenida, de rápido desarrollo y con situaciones graciosas a causa de los malos entendidos y de las inocentes mentiras de sus personajes, a pesar de que –quizá para darle “actualidad”– se introducen algunas referencia a temas de hoy, como la corrupción, como se esto sólo fuera cosecha de estos tiempos. No sabemos si esta “versión libre” mejora o no el argumento original (deberíamos ver ambas versiones para comparar), pero no me pareció que hubiera demasiado entusiasmo en un público que, a pesar de ser función de abono, no llenaba la sala.

Una obra de este tipo debe ser enjuiciada desde dos puntos de vista: el actoral y el musical. En cuanto al primero el trabajo contemplado fue estupendo, sobre todo gracias a la labor y el buen hacer de pesos pesados de la escena con dos figuran esenciales: Jesús Castejón (Casto) y Gurutze Beitia (Casta)  por experiencia, soltura y dominio de las tablas; fueron bien acompañadas por las otras dos parejas: Raffaela Chacón (Ramona) y Mario Marín (Fileto), y María José Suárez (Magdalena) y José Luis Martínez (Bombardino). Además, hay que destacar, el personaje (nuevo) de Amo Lolo, brillantemente interpretado por Enrique Viana, que supo expresar cada frase con la intención adecuada, con la intensidad dinámica precisa, y con la ironía, el sarcasmo o el retintín que requería.

jueves, 5 de julio de 2018

Una nueva zarzuela: "Los aspirantes".


Hace justo un año publicábamos en este blog la noticia de que el Teatro de la Zarzuela, de Madrid, convocaba el I Concurso de Proyecto de Creación de Obra Lírica, con la intención de “fomentar y poner en valor el patrimonio cultural musical español”.

La noticia hoy es que acaba de fallarse el mencionado Concurso al que han concurrido nada menos que 38 candidatos, a pesar de que el nivel de exigencia era elevado.

Tras el consiguiente análisis de candidaturas, quedaron como finalistas cinco propuestas, entre las cuales ha resultado ganador, por unanimidad, el proyecto del joven compositor madrileño Jorge Ferrando García, con una obra titulada Los aspirantes, El argumento de la nueva zarzuela, gira en torno a las luces y las sombras del mundo del teatro musical, tema muy de actualidad en estos momentos.

Jorge Ferrando García.
El premio del concurso consiste en el encargo de la composición completa de la obra y esperamos ver la nueva zarzuela en una próxima temporada, quizá la de 2019/20, aunque este extremo no está confirmada.

El jurado encargado de resolver el concurso ha estado formado por Daniel Bianco, Director del Teatro de la Zarzuela, en calidad de Presidente, el musicólogo Emilio Casares, la cantante y compositora Pilar Jurado, el director de escena Miguel del Arco y el director musical del teatro, Óliver Díaz.

Hay que felicitarse por el éxito de esta nueva iniciativa del Teatro, que viene a poner en evidencia que ¡la zarzuela sigue viva!, a pesar de todos los pesares. En esta temporada que está terminando, deberíamos haber escuchado la nueva zarzuela de Álvaro del Amo y Tomás Marco Policías y ladrones, y se ha resuelto el Primer Concurso de Creación de una zarzuela del siglo XXI. Habrá que ver y oír ambos trabajos, desde luego, pero ¡no es mala cosecha!, 

José Prieto Marugán

miércoles, 4 de julio de 2018

Nace la Fundación Arbós.


El pasado 27 de junio se presentó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid), la Fundación Arbós,  constituida en el seno de la Orquesta Sinfónica de Madrid, popularmente conocida como Orquesta Arbós. En el acto intervinieron José Luis García del Busto, secretario de la Academia, Pedro González Hernández y Wolfgang Izquierdo, presidente y vicepresidente de la Fundación, y José Luis Temes, director de orquesta y autor del audiovisual “Arbós”, cuya proyección cerró el acto. También tuvimos ocasión de escuchar el Trío en estilo español, del propio Fernández Arbós, en la interpretación de Patricia Cordero, violín, Eva Arderius, violonchelo y Duncan Gifford, piano.

La idea de la Fundación Arbós se origina en 2017, en un viaje de miembros de la OSM  a El Salvador, donde a través de la fundación local EDYTRA impartieron clases instrumentales y de luthería y aportaron una serie de materiales (partituras, instrumentos, herramientas de violeros…) que fueron muy bien acogidos y posibilitaron contactos y viajes posteriores.

La Fundación Arbós, que nace ahora, busca canalizar las iniciativas de voluntariado de los miembros de la orquesta, y difundir y potenciar “las líneas que marcó Enrique Fernández Arbós para “su” orquesta: que la OSM fuera un vehículo de educación y desarrollo en valores de la sociedad a través de la música”.

Además de la colaboración con El Salvador, la Fundación Arbós, tiene otro proyecto al que ha llamado “Talentos”; y que consiste en “detectar, desarrollar y orientar la formación especializada de jóvenes talentos musicales”. Son ya dos las ediciones realizadas de este proyecto que han permitido encauzar la carrera profesional de algunos estudiantes, cuya formación se ha hecho patenten sendos conciertos.

En el acto de presentación se proyectó un audiovisual, interesante y atractivo, que en 30 minutos presenta una parte de la vida de Fernández Arbós. Un trabajo ideado por José Luis Temes, que se apoya en la suite orquestal de la zarzuela del director madrileño El centro de la tierra (grabada por el propio Temes). Es un trabajo moderno y sugestivo en el que tres intérpretes (Manuel Galiana, como Arbós anciano; Víctor Ambroa, como Arbós violinista, y Susana Cermeño, como Bérenguère Pascault, arpista y esposa de Arbós), dan vida a una narración que transporta al protagonista a su tiempo y a un tiempo nuevo, el nuestro. 

Damos la bienvenida a la Fundación Arbós y agradecemos a José Luis Temes el interés por difundir la vida y la obra de uno de nuestros grandes músicos del pasado siglo.

Más información sobre la fundación Arbós: http://fundarbos.osm.es/

viernes, 29 de junio de 2018

Zarzuela: ¡24 horas mintiendo!



Comedia musical en dos actos. Libreto de Francisco Ramos de Castro y Joaquín Gasa. Música de Francisco Alonso. Estreno: 12 de junio de 1947, en el Teatro Bretón de los Herreros, de Logroño[1].


¡24 HORAS MINTIENDO!
Versión libre de Alfredo Sanzol.
Nueva producción del Teatro de la Zarzuela, de Madrid.
14 funciones – 29 de junio al 14 de julio de 2018.

Intérpretes:
Gurutze Beitia (Casta). Estíbaliz Martyn (Totó).
Nuria Pérez (Charito). Raffaela Chacón (Ramona).
Cecilia Solaguren (Laura). María José Suárez (Magdalena).
Jesús Castejón (Casto). Joselu López (Ricardo).
Enrique Viana (Amo Lolo). Ángel Ruiz (Fernando).
José Luis Martínez (Bombardino). Mario Martín (Fileto).
Luis Maesso (Fernandito).

Equipo artístico y técnico.
Escenografía: Carmen Castañón. Iluminación: Eduardo Bravo.
Vestuario: Ana Garay. Coreografía: Nuria Castejón.
Dirección de escena: Jesús Castejón.
Coro Titular del Teatro de la Zarzuela. Orquesta de la Comunidad de Madrid.
Dirección musical: Carlos Aragón.



Personajes e intérpretes principales del estreno: Maruja Boldoba. Angelita Navalón. Araceli Castro. Gloria Santoncha. Carmen de León. Carlos Garriga. Alfonso Goda. Luis Barbero. Juan Pascual. Amadeo Llauradó.

Sinopsis argumental original. Los delirios de grandeza de doña Casta (esposa de don Casto) y de sus hijas Charito y Totó, llegan al extremo de encerrarse en casa, a cal y canto, para hacer creer a los vecinos que están de vacaciones.

Esta idea les llevará a mentir constantemente. Cuando llegan don Fernando y doña Laura, los padres argentinos del novio de Totó, don Casto y su esposa se harán pasar por criados de si mismos. La situación la salvan don Fileto y su mujer, padres del novio de Charito, quienes haciéndose pasar por don Casto y esposa, consiguen que los argentinos se marchen.

Las situaciones comprometidas y las más extrañas peripecias se suceden hasta que la llegada de los novios, Fernando y Ricardo, lo aclara todo

Argumento de la versión ofrecida. Acto I. El matrimonio formado por Casto y Casta y sus hijas Charito y Totó, deciden encerrarse en casa para ensayar una revista que les saque de su mala situación económica, haciendo creer a los demás que salen de gira por América. En la fiesta de despedida aparecen Bombardino y Magdalena, un matrimonio de políticos corruptos; Fileto y Ramona, propietarios de restaurantes donde comen los artistas y padres de Ricardo (novio de Charito) hija de los anfitriones.

Al finalizar la fiesta comienza el encierro y los ensayos. Pero llega un caballero argentino, Fernando, padre de Fernandito, el novio de Totó, que dificulta el plan de Casto y Casta, quienes, haciéndose pasar por sus criados, hacen creer al visitante que los amos no están. De paso, tratando de sacar partido de la situación, hacen que Fernando y su mujer, Laura, paguen por ocupar su casa mientras estén en la ciudad.

Fileto descubre la mentira del viaje a América. Casta intenta negociar con Ramona, pero ambas acaban discutiendo. Cuando Fernando vuelve con su mujer y sus equipajes, sorprenden a los supuestos criados con una noticia: se quedarán hasta que vuelvan los artistas de su gira.

Acto II.  Han pasado algunas semanas. Fileto y Casto intentan echar de la casa a los argentinos porque la convivencia está siendo complicada. Fernando, un atrevido mujeriego, intenta asediar a Casta (presunta criada) buscando la ayuda de Casto (presunto criado). A partir de aquí  la situación se complica porque llegan los “propietarios” de la casa (que son Fileto y Ramona, de previo acuerdo con Casto). Todos fingen ser lo que no son. Bombardino casi enloquece ante tanta mentira.
El resultado es el reproche de unos contra otros. De repente aparece Fernandito, novio de Totó, e hijo de los argentinos, con una noticia que resolverá el enredo planteado llevando la felicidad a todos.

Comentario. Para 24 horas mintiendo, simpática obra de enredo, escribió el maestro Alonso una serie de números atractivos y de impacto directo, que alcanzaron el éxito inmediato. El público del teatro salió tarareando la melodía del "Foxtrot de las cocteleras", el acariciador "Fado portugués" el chulapo chotis "Arrímate-maté-maté", el pícaro "Pregón", la delicada "Canción mallorquina" y el vibrante y sandunguero pasodoble. "Claveles granadinos".  J.P.M.


[1] En Madrid se estrenó en el Teatro Albéniz el 30 de septiembre de 1947.