Buscar este blog

jueves, 9 de enero de 2020

Conrado del Campo. Estreno mundial.

El Tigre y la MKujer, junto al bailarín.ñadir leyenda


El pájaro de tres colores. Ópera de cámara en un acto de Tomás Borrás. Música de Conrado del Campo.
Intérpretes: Sonia de Munck. Borja Quiza. Miguel Sola. Aarón Martín.
Equipo técnico: Dirección de escena: Rita Consentino. Escenografía: Carmen Castañón. Vestuario: Gabriela Salaverri. Iluminación: Lía Alves. Grupo de Cámara de la JONDE. Director musical: Miquel Ortega. Auditorio de la Fundación Juan March, 8-1-2010.


Noveno espectáculo de un tipo de teatro musical infrecuente en programación de nuestros teatros: el teatro musical de cámara. Gracias a la colaboración del Teatro de la Zarzuela y de la Fundación Juan March, hemos conocido auténticas obras de arte, pequeñas joyas rescatadas de nuestro olvidado patrimonio musical, siempre servidas con dignidad artística y medios técnicos adecuados.

El pájaro de dos colores, título de la última obra presentada en este ciclo, fue escrita por Tomás Borras; Conrado del Campo comenzó a musicalizarla en 1951. La ópera quedó inconclusa, por la muerte del compositor, en 1953, hasta 2019 en que el también compositor y director de orquesta Miquel Ortega ha revisado, corregido y, sobre todo, instrumentado parcialmente, pues Conrado no concluyó esta tarea.  Este Pájaro es obra alegórica, una fábula llena de simbolismo, compleja a pesar de sus reducidos medios (sólo tres cantantes y una decena de instrumentistas) y de gran dificultad interpretativa para los solistas.
Sonia de Munk, protagonista femenina.

La puesta en escena, aprovechando las nuevas posibilidades del auditorio, recientemente remodelado, nos ha parecido excelente. Sencilla, con un vestuario espectacular, una buena gestión del movimiento escénico a cuyo dinamismo contribuye la presencia de un personaje añadido por la responsable, Rita Consentino. Este personaje, un mimo y bailarín, fue interpretado muy adecuadamente por Aarón Martín.

Los solistas superaron con nota el difícil trabajo al que hacían frente y que les exige una casi constante presencia escénica. Sonia de Munck, en su doble papel de el Pájaro y la Mujer, cantó con claridad en la dicción y solventó sin problemas la dificultad de su papel, muchas veces en una tesitura incómoda. Le dieron perfectamente la réplica Borja Quiza, que fue el Tigre y el Clon, y Gerardo Bullón que fue el Mono y el Augusto; dos barítonos ligeramente distintos en sus sonoridades y ambos muy expresivos.

Hay que felicitar a los promotores de la idea, a los organizadores de la representación. Además, como las fórmulas de difusión que llevan aparejadas estos espectáculos de la Fundación March, son muchas y variadas, hemos de sumarnos al aplauso entusiasta que los espectadores tributaron a los intérpretes. Tuvieron que saludar varias veces.
 José Prieto Marugán.

Los cuatro protagonistas (Fotos cortesía de la Fundación March).

miércoles, 8 de enero de 2020

Imprescindible historia de la ópera.


La ópera en España. Procesos de recepción y modelos de creación.
Vol. 1. Desde Carlos IV al período fernandino.
Vol. 2. Desde la Regencia de María Cristina hasta la Restauración Alfonsina.
Emilio Casares Rodicio. ICCMU. Madrid, 2019. 533+526 págs.

Emilio Casares, que es casi con seguridad la máxima autoridad actual sobre el teatro lírico español, ha emprendido la ardua y compleja tarea de historiar la ópera en nuestro país. No la “historia de la ópera española”, entelequia discutida infructuosa e inútilmente durante años, sin apenas resultado práctico alguno, sino la de la evolución de este género musical en nuestro país.

Han aparecido los dos primeros volúmenes que ofrecen características comunes: Exhaustiva documentación gracias al concienzudo trabajo en archivos propios y extranjeros; análisis completos sobre libretos, partituras y recepción de las obras; visualización de autores poco menos que desconocidos, y referencias a empresarios, organizadores y otros personajes alrededor de la ópera.  Como consecuencia, se reconoce su impacto social, se descubren partituras que son demostración de la fuerza del género en nuestra cultura en la época estudiada, se incide en la crónica social, administrativa y financiera. En definitiva: la vida de la ópera y todo lo que la rodea.

Diría que es una historia “aséptica”, lo que, aunque pueda sugerir “frialdad”, evita los apasionamientos, casi siempre estériles, de quienes ven en las óperas lo más sublime de la creación lírica occidental. Tampoco hay comparaciones ociosas y odiosas con la zarzuela

El contenido del primer volumen se articula en 6 capítulos:
1 – El reinado de Carlos IV. Recepción de la ópera italiana y normalización de la vida operística (6 artículos).
2 – La producción operística desde 1787-1800: El nacimiento del primer nacionalismo. El caso de Martín y Soler (4 artículos).
3 – La crisis de comienzos del siglo XIX 81800-1814): El afrancesamiento y las primeras búsquedas de un canon propio (6 artículos).
4 – La recuperación de la ópera en el primer período fernandino (1814-1826). El rossinismo y las primeras óperas de Ramón Carnicer (5 artículos).
5 – Primera explosión de la creación hispana: Ramón Carnicer, Baltasar Saldoni y Tomás Genovés (1827-1833) (4 artículos).
6 – Los transterrados en Europa y América: Manuel García y José Melchor Gomís (2 artículos).

El segundo volumen se desarrolla en 5 capítulos:
1 – La ópera durante la Regencia de María Cristina. La llegada del melodrama romántico y los inicios del cambio (1833-1840) (4 artículos).
2 – La década de 1840 en Madrid. El inicio de la época isabelina. Consolidación de la ópera burguesa: creación y reflexión (6 artículos).
3 – La ópera en la periferia en la década de 1840: La descentralización de la creación (6 artículos).
4 – Crisis de la creación operística: La disyuntiva entre ópera y zarzuela. Del Teatro Real a la Revolución de 1868. La hegemonía del drama lírico histórico (6 artículos).
5 – El regreso de la ópera. Desde la Revolución de 1868 a la Restauración alfonsina (7 artñiculos)

El trabajo se acompaña de prácticos índices en cada volumen, que lo convierten en un libro de consulta básico para estudiosos, investigadores y aficionados. Un estudio imprescindible del que estábamos huérfanos, cuya continuación esperamos. J.P.M.

viernes, 3 de enero de 2020

Ópera: El pájaro de dos colores.



Ópera de cámara en un acto. Libro de Tomás Borrás. Música de Conrado del campo.


EL PÁJARO DE DOS COLORES
Auditorio de la Fundación Juan March, de Madrid
Estreno absoluto

Nueva producción del Teatro de la Zarzuela
Coproducción con la Fundación Juan March.

Funciones abiertas
6, y 8 de enero de 2020 – 19.30 h.
11 y 12 de enero de 2020 – 12 h.

Funciones escolares
9, 10 y 13 de enero de 2020 - 11.30 h.

Ficha artística
El Pájaro / Ella (Sonia de Munck, soprano)
Don Tigre / El Clon (Borja Quiza, barítono,
El Mono / El Augusto (Miguel Sola, barítono).
Actor y bailarín (Aarón Martin

Dirección de escena: Rita Cosentino. Escenografía: Carmen Castañón.
Vestuario: Gabriela Salaverri, Iluminación: Lía Alves.
Video: Mario Domínguez,

Grupo de cámara de la JONDE.
Director musical: Miquel Ortega.

Duración: 65 minutos

Transmisiones:
Día 8: Directo (Radio Clásica, de RNE). Diferido (La 2 de TVE)
Días 8, 11 y 12: streaming (www.march.Es/directo y TouTube Live)




 Argumento. (Tomado del programa facilitado por la Fundación March). El Mono tiene encerrado al Pájaro en el tronco de un árbol y no le permite salir porque supondría poner fin a su omnipotencia y desencadenar el amor y el pecado. Aparece don Tigre, un caballero de porte quijotesco, con intención de liberar al Pájaro, al que ha oído cantar y por el que siente algo que no sabe explicar.  Como consecuencia hay un enfrentamiento entre el Mono y Don Tigre en el que el Mono es derrotado y tiene que liberar al Pájaro, pero antes convierte al ave en una mujer mundana, moderna y liberada. Ella, que así se llama, se presenta, con lentejuelas y plumas, fumando y lanzando un alegato sobre el amor libre y sin compromiso.

La idea del Mono (pensaba que Don Tigre rechazaría a esa mujer) fracasa y Don Tigre en lugar de aspirar a un amor puro e idealizado, sucumbe a los encantos de Ella y al amor carnal.  Los tres personajes piensan en la voluble naturaleza del amor. El Mono no se da por vencido y roba el sol, con lo que cae la oscuridad. En ella, los amantes, beben en una barra americana entre música de jazz y ambiente de cabaré. El Tigre entrega su voluntad a la mujer que se alcanza el triunfo. La moraleja es que el amor mundano ha transformado al mundo. Pero el Mono no ede y dirigiéndose a los espectadores pone fin a la historia diciendo: “… para acabar con su alegría / he inventado la Filosofía”.

Comentario. Con una historia como esta entramos en el terreno de los simbolismos, donde las alegorías triunfan. Estamos en un jardín (El Paraíso) en el que tres personajes explicarán al público a quien representan. Un Clon (payaso de la cara blanca), un Augusto (payaso de la nariz roja) y una muchacha, se transformarán en Don Tigre, el Mono y el Pájaro y Ella. Entre ellos se desarrollará una sencilla historia que plantea el triunfo de la pasión física sobre el amor idealizado.

Los escasos materiales de El pájaro de dos colores datan de 1951 y son una serie de apuntes manuscritos que, “apenas cubre la primera mitad de la ópera”, según Miquel Ortega, quien tras estudiarlos con detalle, ha completado la obra que ahora se estrena con carácter absoluto. Ortega ha completado la orquestación, siguiendo los detalles originales existentes,

J.P.M.