viernes, 28 de junio de 2019

Zarzuela en danza: Broche de oro.


Obras de Bretón, Chapí, Chueca, Vives, Giménez, Serrano, Calleja y Barrera, Soutullo y Vert, Lleó, Fernández Caballero, Roig y popular.
Intérpretes: Cristina Arias, Ana Arroyo, Xavier Benaque, Juan Berlanga, Celeste Cerezo, María Ángeles Fernández, Alberto Ferrero, Francisco Guerrero, María López, Helena Martín, Daniel Morillo, Silvia Piña,  Luis Romero y Cristhian Sandoval, bailarines. Ana Cristina Marcos, mezzosoprano. Néstor Losán, tenor. Germán Olvera, barítono. David Durán, guitarra flamenca. Lucas Carmona, cajón flamenco.
Equipo técnico: Dirección de escena y coreografía: Nuria Castejón. Dramaturgia: Álvaro Tato Espacio escénico: Carmen Castañón. Vestuario: Gabriela Salaverri. Iluminación: Eduardo Bravo. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Dirección musical: Arturo Díez Boscovich.
Teatro de la Zarzuela, 27-6-2019.

Un momento del espectáculo. Foto: Javier del Real.
Después del irreverente y contestado espectáculo de Doña Francisquita, el Teatro de la Zarzuela cierra su temporada lírica 2018/19 con una sorprendente, novedosa y espectacular producción que ha denominado Zarzuela en danza, y que constituye un auténtico broche de oro.

El espectáculo que hemos tenido ocasión de disfrutar  es un modelo y ejemplo de que, en pleno siglo XXI, puede revitalizarse la zarzuela sin alterar su esencia ni sus elementos básicos. Zarzuela en danza, imaginado por Nuria Castejón es una verdadera zarzuela, pues en ella se canta, se baila y se declama, y tiene, además, la particularidad de que estas actividades las llevan a cabo, básicamente, bailarines, artistas que suelen expresarse con el cuerpo y la gestualidad. Zarzuela en danza une tradición y actualidad, valores que son fundamentales para construir un espectáculo cimentado en los aciertos y errores del pasado, y que sigue vivo y crece gracias al trabajo, la imaginación y el arte de las gentes de nuestro tiempo.

Una brillante selección musical, formada por 19 fragmentos (incluido alguno de origen popular), engarzada con buena lógica narrativa, da pie al redactor del texto (Álvaro Tato) a plantear momentos poéticos brillantes y apasionados; reivindicativos para la zarzuela y la danza, y socarrones, humorísticos, irónicos …  la esencia de nuestro particular y peculiar teatro lírico.

El espectáculo es vibrante, ágil, dinámico, mantiene el interés del espectador durante casi dos horas, sin que haya un momento de descanso para los intérpretes que derrocharon esfuerzo, dedicación y entusiasmo. 

Todos los elementos contribuyen a la grandeza del espectáculo. El vestuario, variado y en algunos momentos espectacular (los mantones de Manila, movidos con habilidad y gracia); la iluminación, sencilla pero eficaz, llevando la atención del espectador al punto de interés de la acción.  La escenografía, sencilla y movida por los propios bailarines, ¡como si no tuvieran suficiente con bailar!

La actuación de los bailarines me pareció magnífica, demostraron su dominio técnico en los movimientos clásicos, en los bailes folclóricos (¡cuánta energía en la jota aragonesa!) y en los populares (¡ese Vito a “palo seco”!). Los tres cantantes estuvieron correctos; la dirección de orquesta, a cargo del malagueño Arturo Díez Boscovich, colaboró eficazmente con la escena. Mención especial para quien hizo el papel del Soñador, que ordenó el espectáculo con intensidad y energía, además de incorporarse al  baile como uno más.

El público disfrutó, vio y escuchó con atención, no dio muestras de desinterés en ningún momento y aplaudió con intensidad y entusiasmo.
 
Un momento de la danza cubana. Foto: Javier del Real.

Creo honestamente, que Zarzuela en danza, es modelo y ejemplo de que es posible crear grandes espectáculos zarzuelísticos, de primer nivel teatral, sin recurrir a las infecundas “modernizaciones”, “actualizaciones”, etc. de quienes no parece que tengan interés por la zarzuela. Sólo hace falta imaginación y, como decía Rossini, “transpiración, transpiración, transpiración”.

Vidal Hernando.

Zarzuela en danza.



Una historia bailable a través de la zarzuela.

ZARZUELA EN DANZA
Producción del Teatro de la Zarzuela (2017)

Equipo artístico: Bailarines
Cristina Arias. Ana Arroyo. Xavier Benaque. Juan Berlanga.
Celeste Cerezo. María Ángeles Fernández. Alberto Ferrero.
Francisco Guerrero. María López. Helena Martín. Daniel Morillo.
Silvia Piñar. Luis Romero. Cristhian Sandoval.

Ana Cristina Marcos, mezzosoprano. Néstor Losán, tenor.
Germán Olvera, barítono.
David Durán, guitarra flamenca. Lucas Carmona, cajón flamenco.


Equipo técnico:
Dirección de escena y coreografía: Nuria Castejón.
Dramaturgia: Álvaro Tato.
Espacio escénico: Carmen Castañón.
Vestuario: Gabriela Salaverri.
Iluminación: Eduardo Bravo.
Orquesta de la Comunidad de Madrid.
Dirección musical: Arturo Díez Boscovich.

11 funciones:
25 de junio al 7 de julio de  2019.
Duración: 1 hora y 45minutos (sin pausa)
.

Estrenado en el Auditorio Padre Soler, de la Universidad Carlos III de Madrid, el 8 de marzo de 2017, dentro del Proyecto Didáctico de la Zarzuela, llega este espectáculo coreográfico zarzuelero al coliseo de la calle de Jovellanos.

Se trata de una producción en la que siguiendo el desarrollo de una idea de Nuria Castejón, llevada al papel por el dramaturgo Álvaro Tato, el espectador podrá realizar un “viaje onírico al corazón de la zarzuela”, atravesando diferentes escenarios y situaciones, que tienen a la danza como principal protagonista.

No se trata de la presentación de un cierto número de “bailables” pertenecientes a obras de zarzuela; es algo más, es la plasmación de la danza como algo importante en sí misma, y fundamental en muchas de nuestras zarzuelas. Se verán en escena destacadas piezas dancísticas creadas como parte integrante de las zarzuelas: danzas académicas, folclóricas, junto a fragmentos que, no siendo inicialmente concebidos como danzables (preludios o intermedios) llevan la danza en su más íntima esencia. 

Habrá ocasión de ver traducido en movimiento y color, músicas de Tomás Bretón, Ruperto Chapí, Federico Chueca, Amadeo Vives, Gerónimo Giménez, José Serrano, Rafael Calleja y Tomás Borrás, Reveriano Soutullo y Juan Vert, Vicente Lleó, Manuel Fernández Caballero y Gózalo Roig. No faltará algo de origen popular.

Estas músicas permitirán contemplar diferentes estilos de danza española, como el clásico, la escuela bolera, el ballet y  la danza contemporánea; todo ello hilvanado por la música, el canto y un texto, en verso y prosa, en un  viaje tragicómico delirante, lleno de personajes tradicionales: vecinas castizas, un poeta preso, la gitana Amapola,  un trío de transportistas (un taxista, un calesero y un conductor de alfombra voladora), Chueca y Barbieri e incluso la propia Zarzuela.

Zarzuela en danza es el sueño de un bailarín convertido en realidad. J.P.M.

martes, 25 de junio de 2019

Música para Machado.


Obras de Joaquín Rodrigo, Hermes Luaces, Jesús García Leoz y Antón García Abril.
Sonia de Munck, soprano. Aurelio Viribay, piano.
Teatro de la Zarzuela, 24-6-2019.

 
El penúltimo concierto del ciclo Notas del Ambigú de la presente temporada 2018-19, ha tenido como protagonista al poeta Antonio Machado (Sevilla, 1875–Colliure, Francia, 1939), de quien decía Gerardo Diego que “hablaba en verso y vivía en poesía”.
Los intérpretes en un recital en la Fundacióin Juan March

Diecisiete canciones de concierto (lieder en terminología germana) de cuatro autores formaron el programa que la soprano madrileña Sonia de Munck (que acaba de ser aplaudida protagonista de una  Doña Francisquita, a pesar del desafortunado planteamiento de la producción), acompañada por el pianista Aurelio Viribay. Abrió el programa una selección de seis canciones, seis pequeñas pinceladas, de Con Antonio Machado, de Joaquín Rodrigo. Siguieron dos ejemplos de Hermes Luaces, compositor madrileño, que escribió sus Caminos de la tarde  en 2013; música intensa y exigente. Las Seis canciones de Antonio Machado, de Jesús García Leoz, de 1952, páginas densas y de sonoridad poderosa, precedieron a Tres canciones sobre textos de Antonio Machado, de Antón García Abril, de 2002, delicadas partituras que cerraron la velada. García Abril y Luaces estuvieron presente en el concierto y fueron cálidamente aplaudidos al terminar la interpretación de las canciones.

Sonia de Munck mostró sus cualidades de primera figura: afinación perfecta, riqueza del juego dinámico, claridad en ambos extremos de su registro, y, sobre todo, interpretación del texto. Además de las melodías, los adornos y toda la suerte de elementos técnicos que pueden intervenir, una canción de concierto es una historia porque, generalmente, es poesía. Y los poemas son historias de gentes, de ideas, de sueños, de paisajes, de anhelos, de amores, de fracasos … Y cuando se ponen en pie es necesario “contar” esas historias, con lo que la expresividad del intérprete tiene mucha importancia.

Aurelio Viribay, pianista de reconocida reputación en estas lides, realizó un trabajo excelente. Fue siempre el soporte de la voz, sin buscar protagonismo ni siquiera en sus intervenciones solistas, contribuyendo a crear el ambiente de cada tema.

El recital fue muy aplaudido y los artistas tuvieron que interpretar dos canciones fuera de programa.

Mientras escuchaba estas canciones me preguntaba: “¿No sería bueno que diéramos a conocer, “a quien corresponda”, estas canciones de concierto para que los cantantes extranjeros del Ciclo de Lied del teatro, pudieran incluir alguna en sus programas? Calidad no les falta, quizá necesitan promoción. No se olvide que no se puede amar lo que no se conoce.
Vidal Hernando.

martes, 11 de junio de 2019

Ciclo Musical de la UAM. XLVII edición: 2019-20.



Claves
·       Beethoven: 250 años de su muerte.
·       Presencia del patrimonio musical antiguo y moderno.
·       Música de cámara para Cervantes.
·       Concierto homenaje a Tomás y Valiente-


Se ha presentado el programa del Ciclo de Grandes Autores e Intérpretes de la Música, organizado por el Centro Superior de Investigación y Promoción de la Música (CSIPM) de la Universidad Autónoma, de Madrid, en su edición número 47. La oferta consta de diez programas, nueve de los cuales se ofrecerán en el Auditorio Nacional de Música de Madrid (cinco en la sala sinfónica y otros cinco en la de cámara) y uno en el Museo Reina Sofía, Auditorio 400.

En esta edición, el CSIPM, dirigido por la profesora Begoña Lolo, cumple 30 años de vida. Durante esta amplia singladura, ha ofrecido conciertos interpretados por músicos de primera fila, con programas de gran interés musical, y con músicas atractivas, alejadas, en ocasiones, de los repertorios habituales de las salas de concierto.

Para el próximo años, la oferta es la siguiente:

Fecha y lugar
Concierto
Contenido

Intérpretes
19-10-2019
Auditorio Sinfónica
Sólo Beethoven
Sinfonías 3 y 5
Les Concerts des Nations & Academia Beethoven 250. Dtor.: Jordi Savall
23-11-2019
Auditorio
Cámara
Miradas a Beethoven
Obras de: Beethoven, Heller, Alkan, Liszt, Friedman, Thalberg y Czerny
Eduardo Fernández, pianoforte
14-12-2019
Auditorio
Cámara
Beguinas, monjas y trobairitz: la mística cortés
Música medieval y renacentista con instrumentos de época
Demusica Ensemble. Dtora.: Mª Ángeles Zapata
1-2-2020
Auditorio Sinfónica
Música por la Paz. Homenaje a Tomás y Valiente
Integral de los Conciertos de Brandenburgo
Dunedin Consort.
Dtor.: John Butt
4-3-2020
Auditorio 400. Museo Reina Sofía
El laboratorio del espacio
Obras de vanguardia con la guitarra y el saxofón como protagonistas
Masayuki Takagi, guitarra. Francisco Martínez, saxofón
14-3-2020
Auditorio Cámara
Il ritratto de liuto con danza contemporánea.
Sonatas del siglo XVIII
Pablo Zapico, archilaúd. Daniel Zapico, tiorba. Iraxte Ansa, bailarina y coreógrafa
18-4-2020
Auditorio
Cámara
Teatro musical francés.
Páginas de Debussy, Stravinsky, Satie y la obra Les Mariés de la Tour Eiffel
Carlos Hipólito, narrador. Koan 2. Dtor.: José Ramón Encinar
8-5-2020
Auditorio
Cámara
Cristóbal Halffter & Luis de Pablo
Obras de Turina, C. Halffter, de Pablo y Guridi
Cuarteto Bretón
21-5-2020
Auditorio
Sinfónica
Catálogo de emociones
Obras de Mozart, Beethoven y Chopin
Joaquín Achúcarro, piano
23-6-2020
Auditorio
Sinfónica
Fin de fiesta barroco con fado
Obras barrocas y populares portuguesas
Os músicos de Tejo. Ana Quintans, soprano. Ricardo Ribeiro, fadista.  Marta Araújo & Marcos Magalhäes, clave, órgano y dirección.

 Variada y atractiva resulta esta temporada. Abre el nuevo ciclo musical CSIPM-UAM, Jordi Savall con su visión de dos de las sinfonías beethovenianas, en la que propone volver a la sonoridad original a través de afinaciones, timbres y detalles técnicos, alejándose de los modelos posrománticos habituales. Eduardo Fernández, nos ofrecerá un recital basado en obras inspiradas en Beethoven. Ambos conciertos se inscriben en las celebraciones del 250 aniversario de la muerte del músico alemán.

La música poética y refinada, escrita por mujeres trovadoras y monjas, es la protagonista del concierto ofrecido por Demusica Ensemble; será, para muchos, un descubrimiento. El tradicional concierto dedicado a la memoria del Profesor Tomás y Valiente nos dará la oportunidad de escuchar la integral de los Conciertos de Brandenburgo bachianos. Tras este concierto, la propuesta del ciclo cambia radicalmente, pues propone música de nuestro tiempo, composiciones que exploran las posibilidades de un dúo instrumental infrecuente: guitarra y saxofón.

Con el sexto de los recitales viajamos a la música del siglo XVIII con el dúo formado por Pablo y Daniel Zapico; a su música pondrá imagen la bailarina y coreógrafa Iratxe Ansa.  El teatro musical, en esta ocasión de origen francés, tiene su representación en el ballet de Jean Cocteau, con música de autores pertenecientes al llamado Grupo de los Seix, del país vecino. Una propuesta creo que desconocida en nuestros teatros. El gran pianista Joaquín Achúcarro, cuya presencia no falta en estos ciclos, dará una lección con música de Mozart y Beethoven y la cerrará con los imponentes 24 preludios chopinianos.

El último de los conciertos ofrece la ocasión de escuchar músicas, aparentemente alejadas una de otra. Música barroca junto a la delicada melancolía del fado portugués. Seguramente esta “fusión” será toda una experiencia.

José Prieto Marugán.