sábado, 18 de marzo de 2017

Ópera: Le malentendu.



Ópera de cámara. Texto de Juan Lucas (basado en A. Camus). Música de Fabián Panisello. Estreno: 7 de abril de 2016, en la Sala del Centro Experimental del Teatro Colón, de Buenos Aires.

LE MALENTENDU
Teatros del Canal, de Madrid – Sala Negra

20 de marzo de 2017 (20 h.)
22 y 23 de marzo de 2017 (22 h.)

Ficha artística:
Kristian Johanneson. Gan-Ya Ben Gur Akselrod. Anna Davidson y
Edda Prochnik, cantantes. Dieter Kschwendt, actor.
Dirección de escena: Christoph Zauner
Director musical: Walter Kobera

Coproducción del Teatro Colón de Buenos Aires, Ópera de Cámara de Varsovia, Festival de Otoño de Varsovia, Neue Oper Wien, Centre National de Création Musicale de Niza, y Teatro Real y Teatros del Canal, de Madrid.



Apenas un año después de su estreno en la capital argentina, llega a Madrid una ópera de cámara que lleva el sello de la colaboración internacional. La contribución española es la adaptación del texto, realizada por Juan Lucas, a partir de la obra teatral original del mismo título (Le malentendu – El malentendido) de Albert Camus, estrenada en 1944 en París.


Argumento. Tras veinte años de ausencia, un hombre vuelve a su pueblo natal y se hospeda en la pensión que dirigen su madre y su hermana, aunque no se da a conocer, ni ellas le identifican como hijo y hermano. El hombre quiere ver cómo se desarrolla la vida de sus familiares, cómo son y cómo le recibirán cuando descubra quién es. Lo que este hombre no sabe es el secreto de las mujeres. Desde hace años, asesinan –para robarles– a sus huéspedes con la intención de poder salir de las estrecheces en que viven en el pueblo. Ninguna comunicación hay entre los personajes, cada uno vive en su mundo, y sólo cuando las mujeres ven el pasaporte del hombre, ya asesinado, se dan cuenta de quién era.

Comentario. Para este trágico argumento, Fabián Panisello ha construido una música en la que se unen sonidos tradicionales de una orquesta (que será la titular del Teatro Real), con recursos sonoros electrónicos, tanto grabados como en directo, a los que une el papel de cuatro cantantes de los que también requiere muy variados recursos expresivos. No  falta el uso de la amplificación utilizado para marcar la intensidad de algunos pasajes.

Juan Lucas, autor del libreto, ha respetado el idioma original (francés) por su musicalidad “muy bizarra” y  su fuerza dramática. El propio Lucas se ha definido como mero “adaptador”  de una obra “apasionante e impresionante”.

El tratamiento musical del texto emplea una amplia gama de recursos que exigen mucho de los intérpretes. Al mismo tiempo, el compositor ha tratado de igualar la presencia sonora de los instrumentos tradicionales con la música electrónica.

Le malentendu es obra beneficiaria de la Convocatoria 2015 de Ayudas Fundación BBVA a Investigadores y Creadores Culturales, y podrá verse en tres funciones, dos de ellas a horas quizá poco  adecuadas, teniendo en cuenta que son días de trabajo. J.P.M.

lunes, 13 de marzo de 2017

Barbieri en la Biblioteca Nacional de España.



La Biblioteca Nacional de España ha montado una atractiva exposición dedicada a la figura de Francisco Asenjo Barbieri (Madrid, 1823-1894). compositor, bibliófilo, investigador, promotor y empresario musical … una de las más importantes figuras de nuestra historia musical.  

La exposición, formada por unas 250 variadas piezas y documentos, expone y explica las distintas facetas de la actividad cultural del personaje. Su faceta de compositor, autor de más de un centenar de composiciones entre las que destacan títulos como Jugar con fuego, Pan y toros o El barberillo de Lavapiés; su interés por la música española del pasado, representado por el Cancionero de Palacio; su preocupación por la situación social de los profesionales de la música, expresada en numerosos escritos y en la defensa de la actividad musical madrileña. Está también presente el testimonio de su labor como intérprete desde el podio de la dirección, y su trabajo como crítico musical. No faltan objetos cotidianos como sus sellos, o una curiosa caja de puros, y su impecable bandurria.

Gran parte del material expuesto procede de los fondos de la propia BNE, del llamado Legado Barbieri, que es, como se sabe, el archivo documental del personaje cedido a la institución por él mismo, el día antes de su muerte. Además, se muestran objetos y documentos procedentes de otras instituciones como el Museo del Teatro de Almagro (Ciudad Real), la Biblioteca del Conservatorio de Madrid y el Teatro de la Zarzuela que ha colaborado con varios y espectaculares trajes de los utilizados en sus producciones de zarzuelas del compositor.

Un paseo por esta importante muestra rinde homenaje a un singular personaje de nuestra historia y nuestra música, un gran teórico y práctico que siempre se interesó por toda la música, desde la popular a las grandes creaciones de nuestro polifonistas del pasado, desde las creaciones orquestales a la música teatral. Y que fue periodista, buscador de toda clase de documentos en archivos y colecciones, personaje popular,  querido y galardonado. Y el único músico académico de la Real Academia Española. Él mismo se  definió como “lego en un convento, estudiante de medicina, aprendiz de ingeniero, alumno del conservatorio, corista, partiquino, director de orquesta, apuntador, contrabandista durante una hora, buhonero en cierta ocasión, director de un liceo, secretario de otro, músico militar, miliciano nacional, empresario, periodista, bibliófilo, compositor y constante adorador del bello sexo”.

La exposición, que se completa con retratos de personajes de la época, más o menos relacionados con el recordado, ha sido comisariada por el profesor Emilio Casares, uno de nuestros grandes especialista en su vida y su obra. J.P.M..


Barbieri. Música, fuego y diamantes.
Organizan: Biblioteca Nacional de España y AC/E (Acción Cultural Española).
Lugar: Sala Recoletos de la BNE. Madrid
Horario: Martes a Sábado de 10 a 20h.  Domingos y festivos: de 10 a 14.
Entrada libre.




jueves, 9 de marzo de 2017

Zarzuela: La danza se independiza.




Zarzuela en danza. Espectáculo coreográfico. Libreto de Álvaro Tato. Música de Barbieri, Chapí, Chueca y Valverde, Giménez, Lleó, Luna, Bretón, Fernández Caballero, Roig, Sorozábal, Vives, Soutullo y Vert. Bailarines: A. Ferrero. C. Angulo. C. Cerezo. C.Sandoval. C. Arias. D. Morillo. F. Guerrero. L. Romero. Mª Á.  Fernández. M. López. S. Piñar. X.  Benaque. Escenografía: Carmen Castañón. Vestuario: Gabriela Salaverri. Iluminación: Sergio Gracia. Dirección de escena: Nuria Castejón. Orquesta de la Comunidad de Madrid Titular del Teatro de la Zarzuela. Dirección musical: Arturo Díez Boscovich. Auditorio de la Universidad Carlos III de Madrid (Leganés), 8 de marzo de 2017.



El baile de tipo popular y la danza de corte más académico, están presentes en la zarzuela de manera contante; también lo están numerosas formas musicales danzables (mazurcas, valses, tiranas, seguidillas, fox, boleros…) aunque en las representaciones no sean bailadas por bailarines, sino sólo apuntadas por cantantes o actores. Con Zarzuela en danza, el Teatro de la Zarzuela ha organizado un espectáculo independiente a base de una decena de conocidos fragmentos del género. Para hilar el espectáculo, que es un canto a la propia zarzuela como género musical propio, con una historia impresionante, popular, riquísima y de calidad, Álvaro Tato ha escrito un texto explicativo dicho por los propios bailarines.

El espectáculo, incluido dentro de las actividades pedagógicas de la Casa, fue ofrecido a un publico de poca edad, que “entró” en él de manera impresionante, entregada y entusiasta. La verdad es que impresiona la permeabilidad de estos pequeños espectadores, muchos de los cuales quizá fuera la primera vez que veían un  gran teatro, con la magia de sus luces, sus cambios escenográficos, sus bailarines y su orquesta.

Zarzuela en danza está interpretado sólo por bailarines (que incluso cantan algún pequeño fragmento) y que durante unos 80 minutos desarrollan un espectáculo dinámico, vibrante y colorista, sin apenas momentos de descanso. Como la música seleccionada está entre lo más gustado del género (el fandango de Doña Francisquita, los intermedio de La boda de Luis Alonso y La leyenda del beso, los tanguillos de La tempranica o las sevillanas de El bateo…) el entusiasmo del auditorio se desbordó en muchos momentos y los aplausos surgieron espontáneos para premiar varios de los números interpretados. En verdad, es tan impresionante la receptividad de este público, que hay que aprovecharla todo lo posible.

Analizado el espectáculo con visión “crítica”, debo decir que, aunque me convenció plenamente, creo que le falta un poco de rodaje (la sesión comentada era la del estreno). El texto, quizá demasiado complicado para el público asistente, debe, no obstante llegar con más claridad al auditorio, la mezcla de sonido amplificado y natural ha de ser cuidada con esmero, y el volumen del sonido de la orquesta reducido, de no hacerlo se pierden detalles y contrastes que embellecen las partituras.

Los bailarines hicieron un trabajo magnífico en lo individual, en el desarrollo de las coreografías e, incluso, moviendo los pocos elementos escenográficos utilizados.

Un detalle a destacar fue la presencia de una orquesta en vivo (no son pocos los espectáculos de ballet que emplean música grabada) que es lo que debe ofrecer un teatro de primera línea. En su trabajo, excepción hecha del volumen sonoro ya comentado, no advertí desajustes entre el foso y la escena.

Otro detalle, que supongo que los bailarines habrán agradecido, fue no ya el generoso tamaño del escenario, sino que este espacio fuera para ellos; en las producciones de zarzuela, muchas veces se ven rodeados de los solistas y el coro y han de bailar en un espacio muy reducido. En Zarzuela en danza, no; el escenario es para ellos y el espectáculo gana en espectacularidad. Ojalá tengamos más oportunidades de verlo.

No hubo coloquio, seguramente por causas técnicas, pero hubiera sido muy interesante comprobar la espontaneidad y sencillez de las preguntas de un público infantil que se divirtió de lo lindo.


Vidal Hernando.

sábado, 4 de marzo de 2017

Zarzuela en Danza.



Espectáculo coreográfico con músicas procedentes de zarzuelas de Barbieri, Chapí, Chueca y Valverde, Giménez, Lleó, Luna, Bretón, Fernández Caballero, Roig, Sorozábal, Vives, Soutullo y Vert. Libreto de Álvaro Tato.

ZARZUELA EN DANZA
Nueva producción. Teatro de la Zarzuela, de Madrid

8 al 11 de marzo de 2017.
 Intérpretes:
Alberto Ferrero, Carmen Angulo, Celeste Cerezo, Cristian Sandoval, Cristina Arias, Dani Morillo, Francisco Guerrero, Luis Romero, Mª Ángeles Fernández, María López,  Silvia Piñar y Xavier Benaque.
 Escenografía: Carmen Castañón. Vestuario: Gabriela Salaverri.
Iluminación: Eduardo Bravo.
Dirección de escena: Nuria Castejón.
Orquesta de la Comunidad de Madrid Titular del Teatro de la Zarzuela,
Dirección musical: Arturo Díez Boscovich.

Auditorio de la Universidad Carlos III de Madrid (Leganés)
Funciones escolares:
Días 8, 9 y 10 de marzo de 2017, a las 11 horas
Función familiar:
Día 11 de marzo de 2017, a las 18 horas.


Argumento. Un joven bailarín sueña todas las noches con la zarzuela. Gracias a ellos podrán contemplarse distintos tipos de baile español: jotas, seguidillas, fandangos. flamenco, viales de la escuela bolera …

Contenido: Fragmentos de La verbena de la Paloma (Bretón), Intermedio y guajiras de La revoltosa (Chapí), Sevillanas de El bateo (Chueca), “Dicen que en El Pardo” de El barberillo de Lavapiés (Barbieri), Fandango de Doña Francisquita (Vives), Intermedio de El baile de Luis Alonso (Giménez), Intermedio de La leyenda del beso (Soutullo y Vert), Tanguillos de La tempranica (Giménez), Garrotín, de La corte de Faraón (Lleó) y Ballet de las odaliscas, de Covadonga (Bretón).

Personajes: El Soñador, Barbieri, Chueca, La Zarzuela, Gitanos, Gitana narradora, Amapola, Taxista, Calesero, Mago, Cubanos, Sereno, Pregonero, Vendedor de periódicos, Locutor de radio, Presentador de telediario, Enmascarados y odaliscas. J.P.M.