Buscar este blog

martes, 7 de julio de 2020

Zarzuela en la Red.


Si ustedes entran en You Tube y buscan “zarzuela”, encontraran miles de videos, de todo tipo y calidad, dedicados a obras o fragmentos de nuestro género lírico.

Pero, a partir del día 8 de este caluroso mes de julio del Año de la Pandemia, podremos encontrar en YouTube (también en la cuenta de Facebook del Teatro, y en su propia página web) una SERIE dedicada a la zarzuela, al estilo de las hoy popularísimas SERIES de las plataformas televisivas.

Es una muestra de la preocupación del equipo del Teatro de la Zarzuela por mantener vivo el género, por actualizarlo incluso, y por no limitarse a ofrecer a los aficionados lo de siempre.

El espectáculo, calificado como “comedia de situación”, ha sido ideada y dirigida por Daniel Bianco y escrita por el versátil e ingenioso Enrique Viana. Se titula ZARZUELA EN ABIERTO o CANTAR EN TIEMPOS REVUELTOS. Está compuesta por 6 capítulos de 18 minutos de duración que serán emitidos los días 8, 9, 10, 13, 14 y 15 de este mes de julio. La serie, rodada íntegramente en distintos espacios del teatro, quedará disponible en estas plataformas.

En la serie participan hasta 31 artistas, entre actores y cantantes, que darán vida a personajes y situaciones delirantes, ambientadas en los ensayos de la nueva producción de una zarzuela. Entre los intérpretes figuran nombres como: María José Suárez, Emilio Sánchez, Isabel Cámara, Ana Goya, Raffaela Chacón, Eduardo Carranza, Ángel Ruiz, María José Montiel , Sabina Puértolas, Ruth Iniesta, Damián del Castillo, Amparo Navarro, Enrique Ferrer, María Rodríguez, Alejandro del Cerro, César San Martín, Cristina Toledo, David Oller, Rocío Pérez o Manuel Fuentes. J.P.M.


Recuerden:
ZARZUELA EN ABIERTO o CANTAR EN TIEMPOS REVUELTOS
Días: 8, 9, 10, 13, 14 y 15 de Julio de 2020 (20 horas).
En You Tube, Facebook o página Web del T. de la Zarzuela.


jueves, 25 de junio de 2020

TEATRO DE LA ZARZUELA. TEMPORADA 2020-21.



·       Temporada densa: 173 funciones.
·       9 títulos líricos: 4 recuperaciones y 5 del repertorio.
·       Continúa la puesta por los artistas españoles.
·       Se mantiene el Proyecto Didáctico dedicado a niños y jóvenes.
·       Se mantienen los precios de la temporada anterior.
·       Los espectáculos cancelados por la pandemia, se han reprogramado.
·       Presencia especial de la mujer creadora en la música.
·       Se mantiene la colaboración con la Fundación Juan March para el Teatro Musical de Cámara.
·                 Inauguración: 1 de octubre.


El pasado 23 de junio de 2020, el Daniel Bianco, director del Teatro de la Zarzuela, acompañado por la directora del INAEM, Amaya de Miguel, presentó las actividades de la próxima temporada del Teatro, ante un número de personas muy reducido a causa de las directrices gubernamentales por el coronavirus. Los dos, agradecieron el gran trabajo que todo el equipo de la Zarzuela ha llevado a cabo, en circunstancias excepcionales y desconocidas, para poder ofrecer a la sociedad española un proyecto de calidad y alto nivel cultural, como vienen siendo los que presenta el teatro en los últimos años. La presentación se desarrolló con la normalidad habitual en estas ocasiones. El acto transcurrió con una apariencia de normalidad, pero esto no fue, a mi entender, más que la intención del Teatro de no cargar las tintas, de no dramatizar la situación. Pero no podemos hablar de “normalidad”, ni nueva ni vieja. Cierto es que hay que mirar hacia delante (lo dijo Bianco en algún momento), pero no puedo dejar de pensar que “la procesión va por dentro” y, que toca “hacer de tripas, corazón”.

Pero vayamos al resumen de lo anunciado.

Programa lírico.
Un conjunto de seis espectáculos de variado contenido, de eso que en España llamamos familiarmente “zarzuela”, forma el grueso de la actividad lírica. Obras de gran formato y representaciones de carácter lúdico forman la columna vertebral de esta nueva programación. En ellas se incluyen recuperaciones y obras del gran repertorio.

lunes, 11 de mayo de 2020

Nuevo abono para la Zarzuela.


Como consecuencia del Estado de Alarma decretado por el gobierno, que no es que gobierne, pero manda, este diálogo entre el exigente forofo zarzuelero Don Hilarión, y su amigo Don Sebastián, se ha producido en una calle madrileña y no en la terraza de un café cono era habitual hace un par de meses. La razón es que Don Hilarión y Don Sebastián siguen confinados en sus respectivos domicilios, aunque como están en la Fase Cero (que es la primera) de la futura desescalada (término inexistente sobre cuyo uso debería pronunciarse la RAE, aunque se a toro pasado) que , pueden salir a pasear, en horas concretas, no lejos de su domicilio y respetando la distancia físical marcada por las autoridades que, con el mejor de los criterios, oscila entre el metro, el metro y medio o los dos metros, según….  Para tranquilidad de sus seguidores, la salud de los amigos es buena, de hierro dicen ellos, pero como ya no son guayabos precisamente, son considerados personas de riesgo. Siguiendo los consejos que les llegan desde las muchas autoridades, los numerosos responsables, los anónimos expertos y los centenares de plumillas que se asoman a las redes sociales, no tienen muy claro lo de la mascarilla. Hoy han decidido no llevarla, porque si se la ponen, a dos metros de distancia, no les será fácil entenderse, porque ambos andan ya algo duros de las trompas de Eustaquio.
A propósito de las redes sociales: todo el personal está contentísimo con ellas, porque les sire para comunicarse, porque pueden apuntarse a todas las que quieran, porque son gratuitas y porque pueden decir lo que quieran con “total” impunidad …., pero muchos no se han hecho la siguiente pregunta: ¿dónde pierden la vida los peces? … En la red. Pues eso. Pero vamos a lo que interesa y es la charla de estos buenos amigos.


Don SEBASTIÁN.  Buenos días, Don Hilarión. ¡Qué buena mañana! ¡Da gusto pasear en este tiempo primaveral!
Don HILARIÓN.  Buenos días, Don Sebastián. Tiene usted razón. Da gusto. Y más después de haber estado extrañado en nuestra propia casa tantos días. Menos mal que ahora, por lo menos, podemos dar un paseíto, a horas tasadas y cerca de casa, pero … algo es algo.
SEB.  Bueno, bueno. Hay que ser solidario, responsable, cumplidor, comprometido, obediente, sumiso disciplinado …
HIL.  ¡Para, pare ya!, Déjese de más adjetivos, que parece usted el Espasa. Aunque se le han olvidado algunos: dócil, manso …
SEB. De acuerdo. Y, dígame, ¿cómo lleva usted lo de la zarzuela?
HIL. Pues usted verá. Llevarlo, lo que se dice llevarlo, no lo llevo. Ya sabe usted que la Zarzuela, o sea el teatro, está cerrada. Ya me he perdido dos o tres espectáculos, en alguno de los cuales tenía mucho interés.
SEB. ¡Paciencia, amigo mío, paciencia!  Todo se resolverá; ya verá usted como dentro de poco, vuelven a abrir el teatro y … Pero, un momento, hablando de la apertura. ¿Cómo se la imagina usted? Porque, con las condiciones que se barajan para la desescalada, creo que en los teatros sólo se podrán ocupar la mitad de las localidades.
HIL. Eso parece. Esa es la solución que han encontrado los desconocidos miembros del secreto comité anónimo que vela por nuestra salud. Me da la impresión de que estos expertos no han frecuentados teatros líricos ni salas de concierto, porque hay otras soluciones más eficaces.
SEB. ¡Qué me dice! ¿Cuáles? Si puede saberse.
HIL. Muy sencillo, Don Sebastián. Muy sencillo, querido amigo: ¡¡¡Prohibir las toses!!! ¡Fíjese usted! Además de impedir la transmisión del bicho ese, evitaríamos también las molestias que supone una tos, sólo una tos, en medio del pianísimo etéreo de la soprano. Porque, claro, ya sabe usted que las toses suelen producirse en los momentos más inoportunos.
SEB. Hombre, Don Hilarión, eso no se puede hacer. Nadie puede evitar un movimiento convulsivo del aparato respiratorio…
HIL. Lo sé, lo sé. No olvide que soy boticario. Pero no me dirá usted que no es buena idea. Un concierto sin toses …  Era una broma.
SEB.  ¡Admitida! Pero dígame, ¿qué soluciones ve usted para el futuro inmediato?
HIL. Hay varias. Todas complejas, difíciles … Todas requerirán del esfuerzo colectivo y solidario, de todos cuantos se relacionan con el teatro: personal, músicos, cantantes, público ... Por ejemplo, cabe la posibilidad de dividir la asistencia en Pares o Nones. Es decir, los asistentes serán distribuidos por mitad, según que la fecha de su asistencia sea divisible por dos con resto cero. O viceversa, claro está.
SEB. Pero eso supondría duplicar el número de funciones, para mantener el mismo nivel de asistencia.
HIL. ¡Claro! ¡No hay otra! Esa es una ley básica del comercio: si vendes a la mitad, tienes que vender el doble.
SEB. No estoy muy seguro.
HIL. Fácil no es, claro. Pero estamos en una situación límite, al borde del abismo, del precipicio, de la catástrofe, del desastre … Y estas situaciones, las respuestas deben ser arriesgadas, imaginativas, audaces, novedosas … Hay que ser innovador. Piense usted en la historia de la zarzuela y dese cuenta de cuántas veces ha tenido que reinventarse, Desde aquellas vetustas sesiones del palacio de caza de El Pardo hasta hoy … ya ha llovido.
Otra posibilidad es la de hacer dos funciones diarias.
SEB. ¡Dos funciones diarias! ¿Está usted en sus cabales? ¿Usted cree que los cantantes, los músicos, los figurantes … estarían de acuerdo?
HIL.  ¡Hombre! Así de entrada no, Pero todo depende de cómo se les venda la idea. Piense usted que los grandes de la zarzuela de otros tiempos, los históricos, los Marcos Redondo, por un suponer, hacían dos funciones diarias. ¡Y no se les caían los anillos!
SEB. Ya, ya. Pero mucho me temo que los de hoy son mas flojos. No creo que esa propuesta llegue a cuajar.
HIL.  No importa. Tengo otra. Y esta sí que es novedosa y buena. Es un nuevo tipo de abono para el teatro.
SEB. ¿Un nuevo tipo de abono? ¡Pero si ya está todo inventado?
HIL. No señor, todo no. Todavía nos quedan cosas por ver…
SEB. ¿Y cómo se llama ese abono ¿En qué consiste?
HIL. Se lo diré en pocas palabras, porque, por si no se ha dado usted cuenta, ya estamos a punto de llegar al límite del tiempo y de la distancia que se nos permite cubrir cada día en este estado de confinamiento.
SEB. Pues, nada, dígame.
HIL.  He bautizado el abono como ADRP. En estos tiempos en que todo el mundo habla con siglas, yo no voy a ser menos. ADRP, ¿vale? ADRP significa Abono Distribuido Rotativo Participativo.
SEB. Y, ¿en qué consiste?
HIL. Muy simple. Cada día de espectáculo, cada abonado podrá asistir a una parte de la función, de duración variable (según el tipo de zarzuela que sea) y ocupará localidad, dejando libre a su lado otra (esto es si la autoridad pertinente decide que la ocupación sea del cincuenta por ciento; si fuera del treinta por ciento, las butacas libres serán dos). Esta es la parte Distribuida. ¿Estamos? Cuando pase el tiempo que corresponda (un acto, por ejemplo), el abonado abandonará el teatro y, en su lugar, entrará otro grupo que verá otra parte. Al final, entre dos, tres o cuatro grupos, se verá el espectáculo entero, según tenga dos, tres o cuatro actos.
Ahora viene la parte Rotativa. Para evitar los contactos en todo lo que sea posible, los abonados que vayan a entrar harán cola desde la calle de Cedaceros, bajando por la de Los Madrazos, girando por la de Jovellanos y entrando al teatro por la parte derecha de la fachada, según se mira el edificio desde enfrente. Cuando acabe su turno, saldrán por la parte izquierda del teatro, se dirigirán a la calle de Zorrilla, donde podrán ir distribuyéndose hacia el Paseo del Prado, o la Carrera de San Jerónimo.
SEB. Pero bueno, Don Hilarión. Con esta idea los que vayan al teatro no podrán ver la zarzuela completa.
HIL. Bueno, amigo mío, no se precipite. Todo está previsto. Poner en servicio esta sugerencia, original, innovadora e inédita, llevará su tiempo. Y para cuando pueda llevarse a la práctica, ya estaremos en la fase uno (que es la dos), de la desescalada; incluso en la fase dos (que es la tres)… Entonces podemos reunirnos en grupos, a casa de amigos o en alguna de las mesas de terrazas o restaurantes (al treinta o cincuenta por ciento) que hayan sobrevivido a la pandemia y podremos poner en común las impresiones de cada uno de los asistentes. Uno contará, con todos los detalles posibles, el trozo que ha visto. Y así, entre todos, como ejemplo de colaboración, solidaridad, compañerismo, amistad y camaradería, nos enteraremos de todo. Esta es la cosa Participativa. En total, como le digo: ADRP, o sea, Abono Distribuido Rotativo Participativo. ¿Estamos?
SEB. Estamos, Don Hilarión, estamos. Me surge una duda.
HIL. ¡Diga, diga, no se quede usted con ella!
SEB. Esto, lo ha pensado usted solo, ¿O se lo ha sugerido alguien? ¿Algún experto, quizá?