lunes, 22 de mayo de 2017

CD-Los amigos valencianos de Tárrega.



Obras de Severino García Fortea, Práxedes Gil-Orozco Bastidas y José Martínez Toboso.  Jorge Orozco, guitarra. Asociación Requenense de Musicología, II. Valencia, 2017.


La Asociación Requenense de Musicología (ARM), fundada en julio de 2015,  presenta su segundo CD,  y lo dedica a la guitarra a través de tres guitarristas valencianos a los que unió su amistad, en distinto grado con Francisco Tárrega.

Práxedes Gil-Orozco Bastidas (1857-1916), guitarrista y compositor ocasional, no dio el paso a la actividad profesional hasta 1888, viajando con José Martínez Toboso y actuando en diversas ciudades españolas y en algunos países de Sudamérica, especialmente en Brasil. Gil Orozco volvió a Requena en 1907. Fue también colaborador de varios periódicos, e incluso funcionario temporal del Ayuntamiento requenense. El CD contiene tres de sus composiciones, entre ellas Recuerdo de Pernambuco, un vals distinguido con un punto de nostalgia.  

Severino García Fortea (1854–1931), guitarrista, compositor y médico militar, amigo y médico personal de Francisco Tárrega, el gran guitarrista valenciano, gozó de prestigio como intérprete, e incluso como compositor. De él se valoraban, especialmente, sus transcripciones de obras de otros autores, entre los cuales cabe destacar a Isaac Albéniz. Las obras aquí grabadas, nada menos que 17, corresponden al tipo de música que conocemos como “música de salón”, concepto que en ocasiones pretende calificar a este tipo de obras con cierta condescendencia. De todas ellas destacaría el sabor criollo de las Guajiras cubanas, la imagen paisajística de El pastor alegre, capricho vasco a ritmo de zorcico, el sabor infantil de Los herreros y la entidad de las Escenas valencianas, auténtica suite en cinco movimientos.

José Martínez Toboso (1857–1913), reconocido como guitarrista y no tanto como autor, fue profesor de guitarra. Desarrolló también una interesante labor como investigador de la figura de Estanislao Marco, compositor y guitarrista levantino. Su gran jota aragonesa Viva la Pilarica, es la única obra que de él se conoce, música vibrante en el estribillo y elegante en las coplas.

En total  21 pequeñas piezas de inspiración popular, incluidas jotas, pasodobles, aires flamencos,  un zorcico y música de baile “ciudadana”: mazurcas, valses y hasta un chotis.

La ejecución de Jorge Orozco, guitarrista valenciano, investigador de la figura de Esanislao Marco (1873-1954), es excelente: pulsación exacta, sonido limpio, dominio de la técnica (sirva de ejemplo el trémolo de la contemplativa y melancólica Noche de luna, de García Fortea, y, sobre todo, un planteamiento interpretativo muy adecuado para este tipo de música, que según el criterio generalizado es “fácil”, pero que tiene su dificultad para hacerla con el estilo adecuado para no resultar cursi ni insulsa.

Interesantes las notas explicativas de Marcial García Ballesteros, uno de los creadores de la ARM, ilustradas, además con atractiva documentación gráfica.

Un CD atractivo, de escucha muy agradecida, cuyo valor más destacado es el dar vida a la música de tres autores valencianos que encontraron en la guitarra en vehículo idóneo para expresar sus inquietudes musicales.

José Prieto Marugán

No hay comentarios:

Publicar un comentario