viernes, 19 de mayo de 2017

Recuerdo a Lucrecia Arana




Conferencia de Lucrecia Ensenat Benlliure. Concierto. Obras de R. Chapí, M. Fernández Caballero, A. Saco del Valle, R. Taboada y T. Bretón. G. Londoño, soprano. A. Tonna, mezzosoprano.  E. Romero, piano. Instituto Internacional, Madrid. 18 de mayo de 2017.


Dentro de  seis meses, concretamente el 23 de noviembre de 1867, se cumplirán los primeros 150 años del nacimiento de la gran cantante española Lucrecia Arana, uno de los nombres señeros de nuestra zarzuela, voz privilegiada, e intérprete de muchas de las grandes zarzuelas de los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI.

Con este motivo y como adelanto de otras actividades organizadas por la Fundación Mariano Benlliure y el Gobierno de la Rioja, se ofreció una interesante velada en la que tuvimos ocasión de conocer una breve, aunque completa. biografía de la cantante, pronunciada por su bisnieta, y degustar  una decena de temas musicales en los que la riojana dejo constancia de su magisterio. Zarzuelas como La guardia de honor, Gigantes y cabezudos, El cabo primero, La indiana, La viejecita, El diablo en el molino, La cariñosa, Château Margaux y una simpática canción de Manuel Fernández Caballero titulada La riojanica.

El concierto estuvo protagonizado por la soprano Gloria Londoño y la mezzosoprano Anna Tonna, que forman el dúo Líricas del Mundo, acompañadas al piano por Elías Romero. El programa dio ocasión al público de escuchar algunas de melodías muy conocidas del repertorio zarzuelero y otras totalmente novedosas, lo cual es muy de agradecer a los intérpretes que se toman el trabajo de buscar, estudiar e interpretar páginas que no merecen estar en el olvido. Es el caso del dúo de El diablo en el molino, partitura de Rafael Taboada, del tema “Pobre flor trasplantada” de La indiana, de Arturo Saco del Valle, de la romanza “Pensamiento mío”, de La cariñosa, de Tomás Bretón, o de la canción con aires de jota d La riojanica, ya citada.
L.Ensenat,  A. Tonna, G. Lodoño y E. Romero


Tanto de manera aislada como juntas, las dos cantantes gustaron al público que las aplaudió con entusiasmo y dieron muestra de su potencia vocal, ayudadas por la sonoridad del local, que en algunos momentos dificultó un poco el entendimiento del texto cantado. Gloria Londoño, cantó con emoción la romanza de la carta de Gigantes y cabezudos, y con gracia el vals de Château Margaux.
La estadounidense Anna Tonna me sorprendió por su excelente dicción en castellano (luego supe que  su origen es hispano). Cantó con vibrante acento La riojanita y con cierta intencionalidad la romanza de La viejecita. Ambas cantantes poseen un  amplio registro, y agudos seguros y poderosos. Elías Romero, pianista madrileño, acompañó con corrección e interpretó, a solo, la mazurca de La viejecita.

En resumen, atractivo e interesante concierto, pórtico de las celebraciones encaminadas a recordar la figura de la gran Lucrecia Arana. Nos hubiera gustado escucharlo con un volumen algo menor, pero en general fue una velada interesante y atractiva.

Vidal Hernando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario