martes, 7 de noviembre de 2017

Pilar Lorengar. Una aragonesa en Berlín.

Pilar Lorengar. Una aragonesa en Berlín.

Sergio Castillo y Alejandro Martínez. Universidad de Zaragoza. Zaragoza, 2016. 200 págs.

Hace once años que nos dejó una de nuestras más grandes cantantes española: Pilar Lorengar (Zaragoza, 1928 – Berlín, 1996), soprano de voz potente capaz de llegar a todos los rincones de los más grandes escenarios, pero manejada con suavidad y delicadeza cuando era necesario. Una voz fresca, clara y transparente, y, al mismo tiempo, acariciadora y tierna. Una voz que, prácticamente nació al mundo del canto con la zarzuela. Una voz que cuando estrenó El canastillo de fresas, en 1951,  fue destacada por el crítico de ABC Antonio Fernández-Cid por “la frescura de su timbre encantador, la dicción sencilla, la facilidad y el brillo de sus agudos, el filado perfecto y la general finura”.

Al cumplirse el décimo aniversario de su muerte en la capital alemana, Sergio Castillo y Alejandro Martínez, miembros de la Asociación Aragonesa de la Ópera Miguel Fleta, han redactado una interesante biografía muy documentada; casi un diario de su vida profesional  que se articula en seis  capítulos: 1-De Zaragoza a Madrid. El nacimiento de una voz. 1928-1951; 2-Madrid. De la zarzuela a la ópera. 1951-1955; 3-El primer salto a Europa. Madrid se queda pequeño. 1955-1958; 4-Camino hacia su futuro: Berlín. 1958-1961; 5-Treinta años en Berlín. 1961-1991, y 6-Los adioses. 1991-1996.

En estos dos centenares de páginas, podemos conocer los comienzos de su carrera como cantante, que no fueron sencillos, su encuentro con la soprano madrileña Ángeles Ottein (1895–1981) que fue su primer y verdadera maestra y con el malogrado director de orquesta Ataúlfo Argenta (1913-1958) que contó con ella para llevar a cabo la grabación de muchas zarzuelas.  Después vendría el gran paso a la ópera, presentándose en los mejores coliseos de Europa y de los Estados Unidos de América para recalar en la Deutsche Oper de Berlín a la que estuvo ligada durante más de 30 años, muchos de ellos bajo la guía de Jesús López Cobos, director musical de ese teatro entre 1984 y 1988.

La biografía nos da a conocer detalles de su persona; por ellos sabemos que era una mujer bella, siempre alegre y de una gran fortaleza, pero sobre todo que además de sus excepcionalidades cualidades vocales era un profesional serie y responsable.

Quienes tuvieran ocasión de escucharla en vivo seguro que recordarán los matices de su línea de canto y quienes la vieran en escena, su capacidad interpretando los grandes personajes de su repertorio. Quienes no hayan tenido esa suerte pueden escucharla en cualquiera de sus 40 grabaciones discográficas de zarzuela entre obras completas y recitales, 24 de óperas y  5 videos también de ópera.

Al detallado trabajo de Sergio Castillo y Alejandro Martínez une el libro un prólogo de Plácido Domingo y el epílogo Jesús López Cobos, su amigo y compañero en la capital alemana. Se añade una completa discografía, una detallada cronología y una amplia y atractiva documentación gráfica (casi 70 fotos) procedente de diversas colecciones particulares. Un trabajo muy interesante que hacía falta, pues no hay bibliografía de una de nuestras más grandes cantantes. Un libro de referencia para futuros estudios sobre la soprano aragonesa, que esperamos no tarden en aparecer.  J.P.M.


No hay comentarios:

Publicar un comentario