viernes, 23 de marzo de 2018

Real versus Zarzuela: Consummatum est.


Desde hace algunos días está de actualidad la fusión/absorción del Teatro de la Zarzuela por parte de la Fundación del Teatro Real. En las dos últimas semanas se han escuchado voces a favor y en contra; los trabajadores de la Zarzuela han mostrado su indignación y desacuerdo y  han decidido realizar paros que afectarán a los próximos espectáculos, entre ellos, quizá el estreno mundial o alguna de las cinco funciones de la zarzuela de Álvaro del Amo con música de Tomás Marco Policías y ladrones.

Aunque no se conocían detalles fundamentales, surgieron opiniones a favor y en contra de la idea, más en desacuerdo que conformes.. Existe una lista en internet de personas de gran peso específico en la música, el teatro, el cine, la musicología y demás, que se declaran en contra de la unión de estas dos entidades y también una plataforma en Facebook con similar objetivo[1]. Hoy mismo (23-III)  se ha celebrado una concentración frente al Teatro de la Zarzuela y al MEC  para expresar el deseo de los asistentes de que el teatro siga siendo público. Es cierto también que ha habido  personas, incluso de campanillas, que han mostrado su satisfacción con el proyecto.

Al mismo tiempo, se han conocido algunos detalles del borrador sobre el que se va a basar la fusión/absorción. Tales ideas se concretan en la “integración de los recursos humanos del Teatro de la Zarzuela” en la nueva fundación, manteniendo la plantilla,  las condiciones laborales y las obligaciones actuales de los trabajadores.

Quiero ahora comentar algunas de las “disposiciones adicionales” publicadas en la prensa y que se identifican como “obligaciones” de la nueva Fundación para “promover el género lírico de la zarzuela”. Es curioso que la información publicada coincida con la expresada por Gonzalo Alonso, el pasado día 18.


PROGRAMACIÓN.
1 – “La programación de cada temporada incluirá representaciones del patrimonio lírico español en el Teatro Real y en el Teatro de la Zarzuela. En todo caso, esta programación deberá contar con un número de títulos y representaciones de zarzuela no inferior a la media de las tres últimas temporadas del Teatro de la Zarzuela”.

Está claro.. Veamos el esquema de las tres últimas temporadas de la Zarzuela:

Temporada
Óperas
Zarzuelas[2]
Funciones
Ópera
Funciones zarzuela
2015-16
2 (A)
4 (B)
12
47
2016-17
2 (C)
4 (D)
21
46
2017-18
2 (E)
4 (F)
22
33
A – Juan José-María Moliner.
B – Galanteos en Venecia-La del Soto del Parral-La guerra de los gigantes/El imposible mayor en amor, es Amor*-Cómo está Madriz.
C – Las golondrinas-Marina.
D – Ifigenia en Tracia-La villana-Château Margaux/La viejecita*-Enseñanza libre/La gatita blanca*.
E – El Gato Montés-Maruxa.
F – La tempestad-Policías y ladrones-La tabernera del puerto-24 horas mintiendo.
* Programas dobles

¿Hablamos estrictamente de zarzuelas, o de programas en el Teatro de la Zarzuela?
 No es lo mismo. Si, por ejemplo, se repone la ópera “El Gato Montés”, iría al Real o a la Zarzuela? ¿Quedará la Zarzuela como “segundo teatro”?
Como se mantendrán un número de títulos y funciones “no inferior” a la media de las tres temporadas pasadas,  no ganamos nada.

CALENDARIO.
2 – “La temporada de zarzuela se desarrollará simultáneamente al resto de las actividades programadas, distribuyéndose de manera regular en el calendario y de acuerdo con los períodos actuales de afluencia de público a las representaciones de zarzuela”.
Parece que tampoco aquí cambia nada.
Pero hay un detalle: a pesar de contar con dos teatros, no se plantea la posibilidad de que los miles de turistas que vienen a Madrid en los meses de verano, tengan ocasión de contemplar una zarzuela (nuestro género lírico genuino, al que se llama “patrimonio lírico español”) presentada “como Dios manda”.

ARTISTAS NACIONALES.
3 – “Se promoverá la presencia de artistas españoles en los elencos de la zarzuela, manteniendo al menos los niveles de las tres últimas temporadas”.
Es natural. No parece sensato contratar cantantes alemanes, búlgaros o de cualquier otra nacionalidad para hacer obras que están escritas en castellano y que tienen una notable cantidad de texto hablado. Llama la atención que este aspecto se plantee como una “obligación” para la nueva entidad, cuando parece lo más lógico.

LOS PRECIOS.
4 – “La Fundación velará para que se mantenga la política general de precios para las representaciones del patrimonio lírico español que se programen en el Teatro de la Zarzuela, incluidos los descuentos a los colectivos prioritarios”.
En principio está bien, pero, ¿significa esto que las zarzuelas que se programen en el Teatro Real tendrán un precio distinto a las que se ofrezcan en la Zarzuela? No parece buena idea, pero tampoco sería extraño: Gonzalo Alonso, en su crónica del Concierto del Teatro Real en el que se interpretó “Ariodante”, de Haendel, bajo la dirección de William Christie, el 18-III-2018, termina diciendo que la entrada más cara en Madrid costaba 191 euros, mientras que el mismo programa en Pamplona valía 45 euros. ¿Hacen falta comentarios?

PRESUPUESTOS.
5 – “La Fundación mantendrá el nivel de financiación actualmente destinado a la programación de zarzuelas, y, en la medida de las disponibilidades presupuestarias, promoverá su progresivo incremento”.
¿Será la zarzuela el pariente pobre de la unión? No se habla de proporcionalidad o porcentajes, sino de “nivel de financiación actual”, mejorable “en la medida de las disponibilidades presupuestarias”.

BAILE Y DANZA.
6 – “El Teatro de la Zarzuela, de Madrid será escenario estable de exhibición de la Compañía Nacional de Danza y del Ballet Nacional de España, en los términos que se establezcan mediante convenio entre el INAEM y la Fundación, que deberá tomar como referencia las condiciones vigentes en las tres temporadas inmediatamente anteriores a la entrada en vigor de este real decreto.”
Tampoco aquí parece que vaya a cambiar nada.

VIGILANCIA Y CONTROL.
La oferta publicada sobre los puntos del futuro real decreto, que “se está elaborando”, aunque aún quedan  detalle por perfilar, termina con una frase consoladora: “El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del INAEM velará por el cumplimiento de las previsiones de los apartados anteriores y desarrollará actividades de promoción de la zarzuela compatibles con las que realice la Fundación”.
¿Va a controlar el MEC-INAEM a la nueva fundación en lo relacionado con la zarzuela?

Tras la lectura de estas condiciones, la impresión es que la zarzuela va a seguir poco menos que como está, que no se aprovecha la unión de las dos entidades para potenciar la zarzuela, tampoco que se vayan desarrollar proyectos para llevarla por el resto de España; mucho menos se concretan las ideas de “internacionalizarla”, que se comentaba hace unos días. Nada se dice de respetar la programación de la temporada próxima que ya debe estar elaborada; ¿se mantendrá, se caerá algo, habrá cambios? En fin, muchos detalles.

La impresión es que estas consideraciones se han incluido a toda prisa (¿no es significativo que en el borrador citado, aparezcan bajo el epígrafe “Disposición adicional primera”; y no dentro del articulado general?). 

No sabemos en qué quedará el asunto, pero a la vista de la trayectoria histórica del Teatro Real con relación a la zarzuela y a la ópera española, no pueden concebirse muchas esperanzas.

No deberíamos  dudar de la de la bondad de los propósitos, aunque no se advierte beneficio para la zarzuela, pues se mantendrán los niveles medios delas últimas temporadas, pero ¿hasta cuándo?

De todos modos, la impresión es que todo está cumplido: Consummatum est.


José Prieto Marugán



[2] Entendemos por “zarzuela” todas las obras con texto hablado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario