lunes, 13 de mayo de 2019

Los rollos de pianola de Guillermo Fernández-Shaw.


Portada del libro

Los Fernández-Shaw y su aportación al teatro lírico. Estudio de su colección de rollos de pianola. Esther Burgos, Adelina Clausó, Antonio Carpallo y José Prieto Marugán. SEDEM, 2018. 282 págs.


Si cualquier instrumento musical es una muestra extraordinaria del ingenio y la habilidad humanas, la pianola resulta además, una un ejemplo de sentido práctico, pues permite “hacer  música” sin tener conocimientos  de solfeo, y “tocar el piano” sin poner las manos en el teclado y, sobre todo, sin pasar horas y horas sobre él para adquirir la necesaria destreza.

Su funcionamiento es sencillo. Esquemáticamente consiste en que el aire proporcionado por unos fuelles, movidos por los pies,  pasa por los agujeros de un papel perforado que contiene la “partitura”. El mecanismo produce una asociación entre las notas musicales, las perforaciones del papel y el ataque a las cuerdas del piano que corresponden. Un sistema ingenioso y complejo muy popular a finales del siglo XIX y principios del XX.

De estos rollos de pianola, el libretista Guillermo Fernández-Shaw (1893-1965) poseía una colección importante, formada por 222 ejemplares con música variada (lírica, clásica y popular) y con relevante presencia de la zarzuela:  más de 90 rollos, tanto de obras propias como ajenas. Igualmente el libretista disponía de una pianola que, convenientemente restaurada, está hoy “en servicio”.

El libro comentado es el catálogo de esta interesante colección que une a su propio interés el de contener  rollos de zarzuelas desconocidas, que no están grabadas y que no se representan. Este inventario ofrece todos los datos sobre cada ejemplar y reproduce las imágenes de cada uno: comienzo del rollo (una especie de “portada”), etiquetas con el título y autor,  los sellos de la marca editora e incluso los timbres de impuestos con el que algunos eran gravados.

Acompañan al paciente y elaborado trabajo  una introducción sobre la pianola, sus orígenes, evolución y difusión, y una referencia a cómo llegó esta colección a las expertas manos de Esther Burgos, Antonio Carpallo y Adelina Clausó, los tres pertenecientes a la Facultad de Documentación de la Universidad Complutense, artífices del trabajo de identificación, catalogación y elaboración de las “fichas” . Nuestra contribución ha sido un recuerdo a los tres libretistas de la familia (Carlos, Guillermo y Rafael), y una defensa de la importancia del libreto en la zarzuela, algo que hoy se olvida y, en muchos casos, se menosprecia. El volumen se acompaña de una serie de índices (personas, obras, editoriales y materias) que permiten la rápida localización de cualquier ejemplar.

En resumen, un libro atractivo, muy bien editado por la Sociedad Española de Musicología, que, indirectamente, viene a recordar la importancia de la música en general y de la zarzuela en particular, en la vida doméstica de nuestros abuelos: gracias a la pianola no sólo escuchaban música en su casa, sino que ellos mismos la hacían. 

Aunque somos conscientes de la dificultad y de su coste, no sería descabellado estudiar la posibilidad de transferir la “interpretación” de esos rollos (y los de otras colecciones) a un soporte digital moderno, que permitiría su difusión global.  J.P.M.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por tus palabras José. Ojalá que muchas personas se interesen por estos interesantísimos documentos musicales.

    ResponderEliminar