miércoles, 20 de mayo de 2015

ZARZUELA: LA DOGARESA.



Zarzuela en dos actos, el segundo dividido en tres cuadros, en prosa. Texto de Antonio López Monís. Música de Rafael Millán. Estreno: 17 de septiembre de 1920, en el Teatro Tívoli, de Barcelona. Acción en Venecia, Edad Media, durante la dominación de los Duz.

LA DOGARESA (Concierto dramatizado).
Teatro de la Zarzuela, de Madrid
22 y 24 de mayo de 2015.
Intérpretes:


Ximena Ayurto (Marietta). María José Martos (Rosina, parte cantada). Beatriz Argüello (actriz, parte hablada). Milagroz Martín (Hechicera).
Sergio Escobar (Paolo). Jong-Hoon Heo (Miccone). Ivo Stanchey (Zabulón). Alías Arranz (Dux y Marco).
Orquesta Sinfónica de Navarra. Rondalla Lírica de Madrid “Manuel Gil” . Coro del Teatro de la Zarzuela.

 Orquesta Sinfónica de Navarra. Coro del Teatro de la Zarzuela.
Dirección musical: Cristóbal Soler

Personajes principales e intérpretes del estreno.Rosina, esposa de Marco (Lolita Arellano, soprano). Marietta (Luisa Vela, soprano). La hechicera (Concha Bañuils, contralto).
Miccone, bufón de palacio, enamorado de Marietta (Emilio Sagi-Barba, barítono). Paolo, novio de Marietta (Arturo de Castro, tenor). Marco, amigo de Paolo (Rafael Díaz, barítono). Zanbulón, judío (Enrique Beut, bajo). El Dux (Ramón Casas, barítono)

Números musicales. Acto I. Introducción. Marco y coro de vendedores (“Venid aquí venecianos, a comprar”). Romanza de Marietta (“Ya muerto está mi amor en flor”). Romanza de Paolo. Polonesa (“Pondré en la empresa mi fe y mi honor”). Dúo de Miccone y Zabulón (“Inspiras risa así”). Dueto de Zabulón y Rosina (“No es posible lo que pretendes”). Concertante final I ("El tambor con es son expresa").
Acto II.  Introducción.  Escena. (“Coro, Marietta, Duz y Miccone (“Grande fiesta hoy la del Dux”). Romanza de Miccone. Escena y balada (“Un Conde fue señor feudal).  Quinteto. Ropsina y cuatro pajes (“Callad, amigos míos”). Serenata de Paolo y coro (“Ya duerme Venecia tranquila”) Dúo de Paolo y Marietta (“¡Paolo! ¡Marietta!). Intermedio orquestal. Dúo de Marietta y Miccone (“Miccone. Señora. Acércate a mí”). Final II “(Con las primeras luces”)


Argumento. Paolo está profundamente enamorado de Marietta y es correspondido por ésta con la misma intensidad e ilusión. Sin embargo, Marietta está destinada a ser la dogaresa porque el Dux, que también la desea, ha decidido convertirla en su esposa. Paolo, enloquece ante la decisión del Dux y jura vengarse: matará a su enemigo, arrasará la ciudad de Venecia y toda la Corte sufrirá las iras de su desesperación. Su amigo, Marco, marido de Rosina, tratará en vano de disuadirle de tal propósito. Puestas las cosas así, tanto el Dux como Paolo contarán con ayuda externa para conseguir el amor de Marietta. El Dux, por ejemplo, será ayudado por Miccone, uno de sus bufones, que también está secretamente enamorado de Marietta. De esta forma conseguirá, al menos, tenerla cerca. De manera involuntaria el bufón confiesa estas intenciones a Zabulón, un viejo y sagaz judío, al tiempo que le hace saber su necesidad de contar con un paje de confianza para que vigile a Marietta en todo momento. Rosina, que ha oído toda la conversación de manera accidental, decide disfrazarse de paje con el propósito de ayudar, no a Miccone, sino a Paolo. Paolo llega en una góndola con la intención de raptar a Marieta y huir con ella. La mujer duda y cuando, al fin, accede, ambos comprueban que la góndola ha desaparecido: todo su plan ha sido descubierto y Paolo es detenido, juzgado y condenado a muerte. Entonces, Marietta promete a Miccone que será suya si éste consigue salvar la vida de Paolo.

Paolo, desconocedor de los planes e intenciones de su amada, entona un adiós a la vida desde el Puente de los Suspiros; en ese momento se oye la campana del Viático que viene en su busca. Sin embargo, quien aparece es Miccone, con una daga en la mano, y sorprende a los presentes diciendo: "El Viático es para el Dux; acabo de matarlo". Paolo es liberado y se abraza a Marietta mientras los soldados llevan preso a Miccone.

Comentario. Por su belleza excepcional y su fuerza dramática, "La Dogaresa"  acreditaría por sí misma el genio musical de Rafael Millán, si  el músico, además, no hubiera dejado otras importantes obras, porque, aunque su nombre hoy ha desaparecido del circuito zarzuelero, salvo algún fragmento aislado en recitales, lo cierto es que su música es muy atractiva y muestra grandes cualidades de orquestador.

En esta obra son varios los momentos atractivos, pero si hemos de estacar alguno, debemos citar
las romanzas de Marieta y de Paolo, el dúo de Miccone y Zabulón, el de éste con Rosinna y los dos de Marietta, ya en el segundo acto, con Paolo y Miccone.

No hay comentarios:

Publicar un comentario