lunes, 8 de junio de 2015

FUNDACIÓN MARCH - BALANCE ZARZUELERO 2014-15


Escena de "Los dos ciegos"

La temporada musical 2014-15 de la Fundación Juan March ha ofrecido 151 conciertos con músicas que van desde el barroco hasta la creación contemporánea, dirigidos a un público general, especialmente fiel, y a la comunidad juvenil a través de los conciertos didácticos.

En lo que tiene que ver con el teatro lírico el balance es más interesante en contenido que en cantidad. En total se han ofrecido 13 sesiones, lo que representa un 8’60% del total; una cantidad que nos parece algo escasa.

Sin embargo, los contenidos de esas sesiones han sido muy atractivos. Recordemos en primer lugar la recuperación de la deliciosa ópera de cámara Fantochines, texto de Tomás Borras y música de Conrado del Campo, que interpretaron Sonia de Munck, Borja Quiza y Fabián Barrutia, con dirección musical de José Antonio Montaño y una escueta pero eficaz puesta en escena de Tomás Muñoz.


Casi carácter de estreno, al menos lo ha sido en tiempos modernos, tuvo un simpático programa doble formado por Los dos ciegos,  un entremés de Barbieri escrito por Luis de Olona, protagonizado por dos pícaros de la mejor tradición hispana y Une éducation manquée, opereta escrita por Eugène Leterrier y Albert Vanloo, con música de Emmanuel Chabrier. Dos obras muy interesantes que fueron interpretadas por Rafael Muñiz y Luis Álvarez, en el caso de los ciegos, y Belén López y Ruth González, como los jóvenes de la obra francesa y el barítono Elías Benito-Arranz, como el profesor que les había enseñado todo menos lo fundamental para ua noche de bodas. La dirección escénica fue responsabilidad de Pablo Viar y Rubén Fernández Aguirre se encargó del acompañamiento pianístico.

Se repuso la producción de la temporada anterior de La salsa de Aniceta, un juguete cómico simpático y desenfadado escrito por Rafael María Liern, con música de Ángel Rubio. Lo pusieron en escena Ruth Iniesta, Emilio Sánchez, Paula Iwasaki y Raúl Novillo, con dirección escénica de Claudia Tobo y acompañamiento pianístico de Miguel Huertas.

El Taller de Zarzuela de Ópera Cómica de Madrid, presentó un programa bajo el título genérico de “Parodias de ópera”. En él tuvieron cabida los trabajos del libretista Luis Arnedo y del compositor Salvador María Granés titulados La Fosca y La golfemia, remedos de las óperas Tosca y La bohème, respectivamente. Dieron vida a los distintos personajes las sopranos Carolina Moncada e Irene Palazón, los tenores Alejandro González y Javier Ferrer y los barítonos Gerardo Bullón y Enrique Sánchez. La dirección musical estuvo a cargo de Fernando Poblete y la dramaturgia escénica fue responsabilidad de Francisco Matilla.

Por último, he de dejar constancia de un recital titulado “Homenaje a Guillermo Fernández-Shaw”, con motivo de cumplirse este año el 50 aniversario de su muerte, ofrecido por la  soprano Carmen Solís y el tenor Carlos Crooke, acompañados al piano por Aurelio Viribay.

Como se ve un interesante abanico de obras infrecuentes que, a la vista y al oído, merecen la pena ser conocidas. Por eso decimos que la oferta zarzuelera de la Fundación March ha sido más atractiva en el contenido que en la cantidad de funciones.

Vidal Hernando

No hay comentarios:

Publicar un comentario