lunes, 7 de septiembre de 2015

TEATRO DE LA ZARZUELA. BALANCE DE LA TEMPORADA 2014-15


"Carmen" consiguió la mayor audiencia

Ø   El público desconfía de lo novedoso, prefiere lo conocido (Carmen la obra más vista).
Ø  Sólo media entrada para una opereta clásica.
Ø  La zarzuela barroca no tiene demasiado tirón popular.

La pasada temporada (2014–15) del Teatro de la Zarzuela era atípica considerando la programación habitual de este teatro. La oferta escenificada se tradujo en una ópera (Carmen, convertida en zarzuela a partir de la ópera de Bizet), una zarzuela barroca (Clementina, de Boccherini), una zarzuela de la época clásica (Los diamantes de la corona, de Barbieri), dos programas, con tres títulos, dedicados a la comedia musical norteamericana y a la opereta (Lady, be Good, de Gershwin; Luna de miel en El Cairo, de Alonso, y La gran duquesa de Gerolstein, de Offenbach).

Representaciones escenificadas.
Nos faltan datos fundamentales para determinar ciertos aspectos de la asistencia. Por ejemplo, las edades; ¿podríamos determinar si el público se va renovando? ¿Asiste la gente joven a la Zarzuela? Otro detalle que podría resultar atractivo es conocer el grado de fidelidad del público abonado: ¿Cuántas personas “repiten”? Otro dato, al margen de consideraciones sociales que lo justifiquen, ¿es adecuada la política de precios del teatro?

Somos conscientes de la dificultad de la obtención de los datos que posibilitarían las respuestas a estas y a otras preguntas, pero no estaría de más que fuera el propio Teatro el que se planteara la posibilidad de obtenerlos y publicarlos

Tampoco conocemos la incidencia que pueden tener las especificidades de cada producción en la cantidad de personas que a ella han asistido. Aunque desde el anuncio de la temporada –meses antes de su comienzo–, se conocen los nombres de los directores de escena, no se sabe cómo van a plantear su trabajo, y hasta donde van a respetar texto y música originales. Más difícil es saber qué cantantes y directores musicales vamos a escuchar en aquellas producciones con doble reparto.


No obstante, los datos globales de asistencia son los siguientes.
Representaciones escénicas
Funciones
Espectadores[1] (%)
Carmen
12
11.670 (82%)
Clementina
6
5.539 (75%)
Lady, be good + Luna de miel en El Cairo
12
10.663 (75%)
Los diamantes de la corona
15
11.123 (62%)
La gran duquesa de Gerolstein
12
7.699 (54%)

El 82% de asistencia a Carmen demuestra, una vez más, que las obras conocidas son las que más interesan al público, aunque en este caso se trate de una ópera, trasplantada al género zarzuela, que desarrolla los típicos tópicos españoles vistos por los franceses. A pesar de todo, la música sigue teniendo una gran fuerza.

El segundo puesto lo ocupan dos programas muy distintos, con un respetable 75% de entrada. Merece la pena pararse un momento. De un lado una zarzuela barroca, Clementina, de un compositor “de casa”, Luigi Boccherini, conocido por un par de sus obras instrumentales pero que sólo produjo esta zarzuela en toda su vida. ¿Dónde está la causa de esta asistencia, en la obra o en el nombre de su autor? La segunda producción fue el programa doble formado por Lady, be Good, un musical norteamericano, y Luna de miel en El Cairo, opereta española. George Gershwin y Francisco Alonso, sus respectivos compositores, son nombres conocidos en el panorama musical hispano; no así estas obras que eran, si no estoy equivocado, la primera vez que se ponían en escena en la Zarzuela.

La siguiente obra merece, también, una pequeña reflexión. Era una producción ya conocida (de 2010), aplaudida y elogiada, considerada una excelente recuperación en su momento. Los diamantes de la corona, la obra en cuestión , sólo ha alcanzado un 62% de asistencia, escasa para una obra tan redonda y bien planteada.

No podrá negarse el sentido “nacional” de los espectadores del teatro si consideramos que una opereta clásica, una de las grandes obras del género, La gran duquesa de Gerolstein, firmada por un gran compositor muy aplaudido cuando visitó nuestro país en la segunda mitad del XIX, sólo ha tenido un 54% de asistencia, “media entrada”, en lenguaje taurino. ¿De qué ha sido víctima esta obra simpática, distendida y espectacular, presentada con grandes medios vocales, instrumentales y escenográficos?

La comparación con los datos de la temporada anterior (2013–14), más “clásica” que la que comentamos, pueden resultar interesantes para ver, y valorar, la respuesta del público a ofertas distintas. Veamos los datos de ambas temporadas:

Representaciones escénicas
Funciones
Espectadores[2] (%)
La del manojo de rosas (2013-14)
16
17.387 (90%)
Carmen (2014-15)
12
11.670 (82%)
Los amores de la Inés + La verbena de la Paloma (2013-14)
17
16.206 (80%)
Clementina (2014-15)
6
5.539 (75%)
Lady, be good + Luna de miel en El Cairo (2014-15)
12
10.663 (75%)
Black el payaso + I pagliacci (2013-14)
12
10.460 (73%)
Curro Vargas (2013-14)
12
8.868 (62%)
Los diamantes de la corona (2014-15)
15
11.123 (62%)
La gran duquesa de Gerolstein (2014-15)
12
7.699 (54%)
De lo humano … y lo divino (2013-14)
5
2.737 (46%)

De modo similar, los datos de esta temporada (el número de funciones) puede servir de orientación para ver si el número de funciones ofertadas por el teatro para 2015–16 es “adecuado”. Veámoslo.

Título
Tipo
Funciones
Galanteos en Venecia
(L. Olona y F.A. Barbieri)
Zarzuela “clásica”
13
La del Soto del Parral
(L. Fdez. de Sevilla y R. Soutillo y J. Vert)
Zarzuela grande
11
Juan José (P. Sorozábal)
Ópera. Estreno escénico
7
La guerra de los gigyntes y El imposible maor en amor, le vence Amor (S. Durón)
Programa barroco
5
María Moliner (L. Vilanova y A. Parera Pons)
Ópera. Estreno absoluto
5
El año pasado por agua + La Gran Vía (R. de la Vega, F. Péres, F. Chueca y J. Valverde)
Género chico
18

Versiones dramatizadas.

Dos obras, La dogaresa y La marchenera, se anunciaron inicialmente como “versiones de concierto”, aunque luego se ofrecieron como ”versiones dramatizadas” lo que se traduce en una reelaboración del texto hablado alejada del libro original y una presentación con una cierta “escena”. El público, en general, desconocedor de estos arreglos, cubrió la oferta de La dogaresa con un 74 y de La marchenera con un 63%.

 Versiones dramatizadas
Funciones
Espectadores (%)
La dogaresa
2
1.474 (74%)
La marchenera
3
2.232 (63%)

Concierto de Navidad.

Un detalle llamativo es la asistencia al “Concierto de Navidad”, formado por una serie de fragmentos más o menos populares del género. El que nos ocupa, dirigido por Cristóbal Soler, director musical del Teatro, arrojó un porcentaje de asistencia del 97%, que significa prácticamente colocar el cartel de “no hay localidades”. Es indiscutible el interés del público por este modelo de espectáculos, tanto que me atrevo a sugerir uno o dos conciertos de este tipo, más o menos temáticos, o alrededor de una idea. Por ejemplo, ¿qué tal un concierto para niños y jóvenes en época de la “semana blanca”? ¿O un concierto “fin de temporada” con la excusa de rendir homenaje las obras, autores o intérpretes famosos que correspondan al período? Ahí queda la idea.

Programa pedagógico.

El programa didáctico de la Zarzuela en la temporada analizada ha ofrecido cuatro producciones: dos propias (en el auditorio de la Universidad Carlos III, de Leganés) y dos en colaboración con la Fundación Juan March (en su propio auditorio). Los datos globales arrojan las siguientes cifras:

Programa pedagógico
Funciones
Espectadores (%)
Isabel
3
1.998 (67%)
La cantada vida y muerte del general Malbrú
3
1.668 (56%)
Fantochines
3
803 (95%)
Los dos ciegos + Una éducation manquée
3
778 (92%)

En este caso, en la valoración de estos porcentajes hay que tener en cuenta circunstancias que les afectan muy directamente. De las tres sesiones ofrecidas de cada producción, dos tienen la consideración de “funciones escolares”, la tercera es de entrada libre; las capacidades de los locales y el coste de su acceso difieren: 1.000 localidades el local de la Carlos III y 292 en el de la Fundación March; la Carlos III tiene un pequeño coste y la March es gratis. Por otra parte, el hecho de trabajar con colegios añade una dificultad, pues los asistentes no lo hacen como individualidades, sino como “bloque” del centro educativo (un ejemplo aclarará el problema: si de una función quedan disponibles 83 entradas, no podremos ocuparlas con un colegio si su  “bloque” es de 120 individuos, pues no es posible partirlo).

No obstante sabemos que el programa pedagógico ha tenido una excelente aceptación como lo demuestra el hecho de que sean varios los centros educativos que solicitan repetir su asistencia.

Conclusiones.

Los datos ofrecidos pueden tener varias lecturas, pero nosotros queremos extraer de ellos dos reflexiones muy generales. El Teatro de la Zarzuela debe ofrecer obras conocidas: al público le gustan y en ellas llena el teatro. Al mismo tiempo, debe seguir programando partituras de todas las etapas y subgéneros, a pesar de la menor respuesta del público. Es la manera de ampliar el repertorio y cumplir con un compromiso histórico y cultural.

El público debería interesarse más por las producciones “novedosas”, aunque sólo sea porque en la Zarzuela es el único teatro donde podrán ver y oír ciertas obras fundamentales del género. La mayoría de la música que no nos “suena”, quizá no tengamos nunca ocasión de escucharla; además, lo que no se conoce, no se ama, ni se disfruta, y, en rigor, ni siquiera podemos criticarlo.

La Zarzuela es “nuestro teatro”; tenemos el derecho de exigirle, cierto, paro también el deber moral de protegerlo y promocionarlo.

José Prieto Marugán



[1] El aforo del Teatro de la Zarzuela es de 1.242 espectadores.
[2] El aforo del Teatro de la Zarzuela es de 1.242 espectadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario