martes, 3 de noviembre de 2015

ASCENSO DE "LA DEL MANOJO DE ROSAS".





Seb.
Buenos días, Don Hilarión, le veo a usted muy sonriente esta mañana.

Hil.
Pues no lo crea. Ahora mismo me encuentro en un estado ambivalente que oscila entre la euforia y el enfado, entre la felicidad y el disgusto, entre la placidez y la cólera. O lo que viene a ser, entre Pinto y Valdemoro,  emotivamente hablando, se entiende.

Seb.
¡Me alegro por la parte positiva de su estado anímico! Porque ver a los amigos jubilosos y regocijados le llena a uno mismo de satisfacción. Supongo que no me ocultará usted la causa de ese estado de euforia que se le transparenta.

Hil.
Desde luego que no, amigo mío. Mire usted, una de las complacencias del ser humano es alegrar a sus congéneres, máxime si son afines a sus circunstancias geográficas, o sea si son vecinos, o a sus convicciones ideológicas, morales y ético-sociales, es decir, si son amigos.

Y como usted es ambas cosas a la vez, o sea camarada y colindante, se lo voy a decir sin más dilación, demora, retraso,  tardanza ni circunloquio.


Seb.
¡Desembuche ya, Don Hilarión! ¡Y deje usted el diccionario de sinónimos a un lado, que, a este paso, se le va toda la pólvora en salvas y no me cuenta lo mollar de su situación anímica.

Hil.
Verá usted. En un periódico matutino de la capital, del día 31 de octubre del presente año de gracia, he visto el anuncio de unos espectáculos culturales en la cercana y próspera  urbe de Getafe. Entre ellos se participa una representación de La  del manojo de rosas.

Seb.
¡Ah, ya entiendo! Como usted es un enamorado de esa florista pizpireta y guapetona, pues …

Hil.
No, no. ¡Nada de eso! Bien es verdad que a mí, los hechos –y las hechuras– de Ascensión y de Clarita, me alegran el día, pero lo que de verdad me ha provocado este estado eufórico en el que usted me ve, es que la magnífica obra de Anselmo Cuadrado Carreño y Francisco Ramos de Castro, puesta en solfa por Don Pablo Sorozábal, la han subido de categoría.

Seb.
¿Cómo que la han subido de categoría? ¡Pero si es una de las mejores obras de nuestro teatro lírico!

Hil.
¡Ya, ya! Pero la anuncian como “ópera”. Y eso me encalabrina.

Seb.
¿Cómo ópera? ¿Quiere usted decir como La traviata, Aída, o Los maestros cantores…?


Hil.
¡Talmente! ¡Figúrese! ¡Alguien se ha dado cuenta de la calidad de esta maravilla y la pone en primera división! ¡Nada menos!

Seb.
Hombre, Don Hilarión… Mucho me colijo que no es eso, sino que se trata más bien de una equivocación, de un despiste, de una errata, ..

Hil.
¡Pues claro que es una errata! ¿Cree usted que no me he dado cuenta? Un error que viene a demostrar, otra vez, el despiste, el desinterés, el desconocimiento, incluso la desidia de quienes …

Seb.
Hombre, Don Hilarión, no se ponga usted así, que le está saliendo el bermellón a las mejillas y le puede dar un soponcio.

Hil.
¿Que no me ponga así?  Es que siempre pasa lo mismo con la zarzuela: que si se olvidan de los libretistas, que todo lo meten en el mismo saco, da igual que sea el Curro Vargas que Las Leandras, que les da lo mismo blanco que negro … que no le dan, en corolario, la importancia que merece.

Seb.
¡Bueno, bueno, tranquilícese!


Hil.
¡Es que hay más!: Mire usted. Viendo el anuncio en cuestión, advierto que es un espectáculo patrocinado, promovido o lo que sea por la Comunidad de Madrid. Y yo, que soy de natural un poco cotilla me digo. voy a ver que dice la Comunidad. ¿Y qué me encuentro?

Seb.
Diga, diga, ¿Qué se encuentra?

Hil.
Que es un espectáculo ya ofrecido en Pedrezuela y San Agustín del Guadalis, y que va a ser representado en Getafe, Pinto y Majadahonda.

Seb.
Bueno, no esta mal.

Hil.
Perdone, no he terminado. En la “ficha” del espectáculo figura como edad recomendada: “18-99 años.”. ¡Figúrese! ¿Es que un sujeto que haya nacido antes de la Primera Guerra Mundial no puede disfrutar de esta obra? ¿Sabe usted cuántas personas centenarias hay en España? Y lo que es peor, los chavales jóvenes. ¿Es que no pueden contemplar esta maravilla hasta que no tienen edad de votar? ¿A quién se le ha ocurrido semejante estupidez? ¿Cómo vamos a conseguir público joven para la zarzuela con estas condiciones?

Seb.
Hombre, si es así como usted dice …

Hil.
Tan cierto como que el Sol sale cada día por el Este.

Pero hay más.
Seb.
¿Todavía?

Hil.
Todavía. Mire usted. En la ficha figura esta sinopsis argumental: “Madrid, años 30. La famosa plaza madrileña “Delquevenga” es el marco en el que se desarrolla esta divertida zarzuela en la que un mecánico (que no es en realidad mecánico), se enamorará de una florista (que sí que es florista). Un camarero sabiondo y castizo, otra pareja de enamorados muy bailarines y unos padres orgullosos de su hija, acompañarán a los dos enamorados a un final feliz, en una obra llena de páginas inolvidables de nuestra Zarzuela”.

Seb.
Hombre, no está muy mal…

Hil.
Escuchado no, claro que no. Pero escrito … Eso es otra cosa, eso es molienda de otro fardel, u sea, harina de otro costal. Porque quien haya sido, ha escrito “sabiondo”, así, a pelo, sin cortarse un ídem… cuando cualquier sujeto medianamente cultivado en la ortografía sabe que es “sabihondo”, con “H” intercalada, es decir, en el medio.

Seb.
Bueno, bueno, Ya sé que usted es un perfeccionista y en cosas de la lengua y de la zarzuela, no pasa ni una… pero mire si en su botica le queda un frasco de condescendencia y tome un par de píldoras. No le quito la razón, desde luego, pero no se amargue el día… dese cuenta de que en la sinopsis no hablan de “ópera” sino de “zarzuela”. Y aunque La del manojo de rosas es un “sainete lírico”, algo se van aproximando.

Para que vea usted una prueba de mi preocupación por su salud y su buen equilibrio emocional.

Hil.
Le escucho, a ver si de verdad es buena.

Seb.
La del manojo de rosas, van a representarla en Bogotá.

Hil.
¿Bogotá? ¿La capital de Colombia?

Seb.
¡Sí señor! ¡La mismísima Bogotá!

Hil.
¿Y quien la hace?

Seb.
Pues mire: Amparo Navarro, Ruth Iniesta, David Menéndez, Alex Guerrero, Carlos Crooke y Luis Varela. Dirección de escena: Emilio Sagi.

Hil.
O sea, la producción del Teatro de la Zarzuela.

Seb.
No sé, en página web del teatro Mayor, donde se representará, dice “producción del Teatro Escénico de Oviedo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario