domingo, 3 de enero de 2016

TONADILLAS DE BLAS DE LASERNA.


LA ESPAÑA ANTIGUA (Tonadilla a solo, 1784)
LA ESPAÑA MODERNA (Tonadilla a solo, 1785)
EL SOCHANTRE Y SU HIJA (Tonadilla a tres, 1779)
Salón de Actos de la Fundación Juan March.
8, 9,10, y 13 (entrada libre) – 12 y 14 (funciones escolares) de enero de2016
Intérpretes:
La España antigua y La España moderna: Ruth Iniesta, soprano.

El sochantre y su hija:
Ruth Iniesta, sopranp (La Hija). Juan Manuel Padrón, tenor (El Barbero). Manuel Más, barítono (El Sochantre)
Dirección de escena: Pablo Viar. Forma Antiqva (Orquesta Barroca). Dirección musical: Aarón Zapico.

Coproducción de la Fundación Juan March y el Teatro de la Zarzuela, 2016.



Este año se cumple el segundo centenario del fallecimiento del compositor  Blas de Laserna (Corella, Navarra 1751 – Madrid, 1816) la Zarzuela y la Fundación March han preparado un espectáculo que nos ofrece tres simpáticas tonadillas que, además del mero entretenimiento, servirán para dar a muchos espectadores –especialmente a los escolares– ocasión de conocer qué fueron las llamadas “tonadillas escénicas” y cómo se desarrollaban. Una ejercicio, pues, no sólo de recuperación, sino de difusión y promoción de una parte importante del patrimonio lírico.

Una característica fundamental de la tonadilla escénica es ser un espectáculo de actualidad en el que no faltan críticas sociales, comentarios a sucesos relevantes, etc. En el aspecto crítico se basan las dos obras “a solo”, es decir para un único intérprete. La España antigua se queja de que se hayan perdido ciertos valores sociales, y La España moderna presume de la ventajosa situación en que ahora (es decir entonces) están las artes, las ciencias y la industria.

El sochantre y su hija  pone sobre la escena la historia de una muchacha pretendida por un joven barbero. El padre de ella, el sochantre, les sorprende y decide que han de casarse. La chica está dispuesta, pero pregunta al barbero cómo va a mantenerla, mientras que este quiere saber qué dote va a llevar la mujer al matrimonio. Al final los jóvenes deciden que vivirán del trabajo del barbero aunque saben que tendrán que pasar algunas dificultades.

La música es alegre, sencilla y de impacto directo, con presencia de las seguidillas, forma musical habitual para finalizar este tipo de obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario