lunes, 29 de febrero de 2016

Compositores zarzuelistas: SEBASTIÁN DURÓN..



Músicos zarzuelistas: SEBASTIAN DURÓN.

Uno de nuestros compositores teatrales del Barroco fue Sebastián Durón Picazo, cuyo III centenario de su muerte celebramos en 2016, pues falleció en Cambo-les Bains, Francia,  el 3 de agosto de 1716. Había nacido en Brihuega, Guadalajara, el 19 de abril de 1660, como hijo de Sebastián Durón, sacristán de la iglesia de San Juan, y de su segunda esposa Margarita Picazo.

No parece probable, como se dice en algunas biografías, escuetas y no siempre documentadas, que aprendiera las primera nociones de música de su hermanastro Diego Durón de Ortega, tres años mayor que él (Brihuega, Guadalajara, 1653-Las Palmas de Gran Canaria, 1731), e hijo del primer matrimonio de su padre que llegó a ser maestro de capilla de la Catedral de Las Palmas. Más creíble es que fuera formado por Alonso Xuárez (1640-1696), maestro de capilla de la Catedral de Cuenca. Sebastián debió aprovechar bien estas lecciones pues en 1679 aparece en la Catedral de Zaragoza como ayudante del organista Andrés de Sosa (1634-1696).

Los once años siguientes, el briocense ocupará diversos puestos como intérprete del teclado. En 1680 gana en Sevilla el concurso que le permite ser segundo organista de la Catedral, siendo el primero Francisco de Medina (1621-1694). Las primeras composiciones de Sebastián nacen en la capital del Guadalquivir. En 1685 pasó a El Burgo de Osma  (Soria) como primer organista de su catedral. En diciembre de 1686, obtuvo el puesto de primer organista en Palencia y en 1691 le encontramos ocupando similar ocupación en la Real Capilla, dos años después fue nombrado Rector el Real Colegio de Cantorcicos. Sebastián estuvo en la capital hasta 1706 y fue en Madrid donde comenzó a escribir  música teatral. Muchas de las obras que produjo durante su estancia en la corte desaparecieron en con el incendio del Alcázar capitolino de 1734.  Otras se encuentran en El Escorial y en las catedrales en las que sirvió.



Su amplio catálogo religioso resulta innovador en muchas composiciones, seguramente como consecuencia de su conocimiento de las música extranjera. Este interés le supuso críticas por alguno de sus contemporáneos como las de Benito Feijoo (1676-1764) en su Discurso sobre la música de los templos (1725). En su obra para el culto destaca el dominio del contrapunto y la policoralidad; en el teatro, en el que se expresó con mayor libertad, se advierten influencias italianas.


En lo político se inclinó por los Austrias lo que terminó llevándole al exilio al proclamarse Rey el Archiduque Carlos en la Guerra de Sucesión española en 1706, con el nombre de Carlos III.  En ese año se exilió en Bayona  entrando al servicio de la Reina-viuda Mariana de Neoburgo como capellán de honor. Parece que pasó una temporada en Pau, protegido por el Duque de Osuna, pero se instaló definitivamente en Bayona hasta su muerte.

Sebastián, organista, compositor y sacerdote (aunque no se sabe cuándo fue ordenado), nunca olvidó a su pueblo. En su testamento nombro heredera universal a Nuestra Señora de la Zarza, de la parroquia de San Juan, donde Durón había sido fue bautizado. Con este legado, además de ayudar a los necesitados, se construyó una capilla en 1717 en la que figuraba esta inscripción “Hiçose capilla y adorno a deboción de Don Sebastián Durón”. La iglesia hoy no existe,  se derrumbó en los años 60 de XX

José Subirá escribió sobre él:

“Su predilección por los movimientos raudos y ritmos sincopados era bien notoria, Fogoso, pasional, de temperamento encendido, de ímpetu vigoroso, llevaba Durón estas cualidades no sólo a la música profana, que también se nutría con acentos folclóricos por su origen, sino a las mismas composiciones religiosas, con gran extrañeza de los intérpretes. Y se cuenta que un día le preguntó Carlos II cómo era posible que Durón tuviese más acierto dirigiendo música teatral que rigiendo la del culto, a lo cual repuso el artista con encantadora ingenuidad: “Señor, en el coliseo es el diablo quien se coloca a la cabeza de los ejecutantes, mientras que en el templo soy”.



OBRAS.
Además de muchas obras religiosas, escribió una decena de obras para el teatro, todas ellas durante su estancia en Madrid. De muchas de ellas no se dispone de documentación, a veces ni siquiera es segura la autoría de los libretistas cuyos textos, en su mayoría, no se han conservado. No obstante reseñamos el catálogo por orden alfabético.

Apolo y Dafne (1699). Zarzuela en tres jornadas. Texto de Juan Benavides o José de Cañizares (primera y segunda jornadas) y Antonio Zamora (segunda jornada). Música de la segunda jornada: Juan de Navas (1647-h.1719), arpista de la Real Capilla.
Recrea el mito de la ninfa perseguida por el dios, el cual, al no ceder a sus requerimientos la convierte en laurel. Es obra totalmente cantada.

Celos vencidos de Amor y de Amor el mayor triunfo. Zarzuela. Texto de Marcos de Lanuza Mendoza y Arellano, Conde de Clavijo. Estreno, 1698 en los Jardines de la Priora, de Madrid.
En el material que se conserva aparece identificada como “Fiesta zarzuela que se representó a sus Magestades en uno de los Jardines de la Priora, en celebridad de los años de la Madre de la Reyna nuestra señora, escriviola D. Marcos de La Nuna, Mendoza y Arellano, Liñán y Aragón, Conde, y Señor de Clavijo, vizconde de la Aldeguela, Señor de las villas de Santiuste, Embid, Miraflores y Picaza, Gentil-hombre de la Cámara, y de los más antiguos de la Boca del Rey nuestro Señor, y la consagra a la protección de mi Señora Doña Ana Catalina de la Cerca y Aragón, Duquesa de Medina de Rioseco”.
Se conoce la plantilla instrumental empleada: arpas, guitarras, violones, violines, clarines, trompetas, timbales, y vihuelas de arco, vihuelas de mano, estas últimas tocadas por músicos procedentes de Flandes.

Coronis. Zarzuela en dos actos
Considerada  anónima durante largo tiempo, recientemente se ha demostrado que fue escrita por Durón. Trata de los borrascosos amores entre Tritón (galán y monstruo, al mismo tiempo) y la ninfa Coronis.
Para los musicólogos Raúl Angulo Díaz y Antoni Pons Seguí, es “la obra escénica más larga y ambiciosa” del compositor briocense. Aunque ha sido atribuida a José de Cañizares, Angulo y Pons se basan en la similitud de la música con la de Veneno es de amor la envidia, para atribuirla a Durón.

El imposible mayor en amor, es Amor. Zarzuela en dos jornadas. Texto de José de Cañizares y Francisco Bances Candamo. Estreno: 24 julio 1710, por la Compañía de José Prado.
De ella destacan tres arias, una interpretada por Juno (“Quién quiere este tesoro) y otra Júpiter (“Yo no puedo a tal pesar resistir”).

Júpiter e Io o Los cielos premian desdenes. Fiesta de zarzuela en dos jornadas. Texto Marcos de Lanuza Mendoza y Arellano, conde de Clavijo. Estreno: Estreno: 12 de mayo de 1699.
El la documentación conservada se identifica como ”Fiesta de zarzuela que de orden de su mages. (Dios le guarde) escrivió para el domingo de Carnestolendas don Marcos de Lanuza, Mendoza y Arellano, Liñán y Aragón, Conde y Señor de Clavijo, Vizconde de la Aldeguela, Seños de las Villas de Miraflores...".  Intervienen muchos personajes cuyos intérpretes han llegado hasta nosotros: Júpiter (Teresa de Robles), Io (Manuela de la Baña), Juno (Paula María), Mercurio (Manuel de la Cueva), Celfa (Margarita Ruano), Isis (Isabel de Castro), Alecto (Juana de Robles), Corina )sabina de Pascual), Dorisea (Ángela de la Baña), La Música (Juana de Olmedo), Argos (Carlos de Vallejo), Rústico (Francisco de Castro), Silvio (Manuel Ángel), Fauno (Hipólito de Olmedo).


La guerra de los gigantes. Opera escénica en un acto y seis escenas, precedida de una loa                                                  
Texto de José de Cañizares (atribuido).
Dedicada al Conde de Salvatierra, pudo haber sido estrenada el 27 de enero de 1698. Se volvió a representar con motivo del matrimonio del V Conde de Salvatierra, José Francisco Sarmiento de Sotomayor y Velasco, con Doña María Leonor Dávila López de Zúñiga, marquesa de Loriana, el 23 de febrero de 1702.
Tema: Los gigantes que habitan la tierra quieren conquistar el Olimpo capitaneados por Palante, el cual resulta vencido y muerto por Minerva, y los gigantes rechazados.

Las nuevas armas de Amor. Zarzuela armónica en dos jornadas. Texto de José de Cañizares.
Estreno: 27 de noviembre de 1711.
Las “nuevas armas de Amor”, es decir las de Cupido, son las que le brinda Diana, ya que Júpiter había desposeído al terrible niño de sus armas, obedeciendo a las protestas de los chipriotas, víctimas de sus travesuras. Con sus nuevas armas, el dios niño se venga, y la zarzuela termina con la alianza de Cupido y Diana contra Júpiter.  Tras su estreno se represento durante siete días.
Algunos de sus fragmentos más interpretados en recitales y conciertos son: Aria ("Ay de los hombres"). Recitado ("No es fácil, traidores"). Arieta ("Llega, vendado rapaz"). Arieta italiana ("Cuántos teméis al rigor").

Muerte es de amor la envidia (1697). Comedia en tres jornadas. Texto de Antonio Zamora. Escrita para el cumpleaños de Carlos II, fue dedicada al Conde de Oñate.

Ópera escénica deducida de La guerra de los gigantes. Serenata en un acto, de 1698, Es la primera vez que se emplea la palabra “ópera” en la música teatral española. Se deduce por su título que fuera un extracto de la gran obra en seis escenas.

Salir el Amor al mundo. Zarzuela en dos actos (p Fiesta real en dos jornadas que se hizo a Sus Majestades). Texto de José de Cañizares. Fecha probable de estreno: 6 de noviembre de 1696, en el Palacio Real de Madrid.
Contiene un apreciado fragmento que es el aria “Sosieguen, descansen”.

Selva encantada de amor. Zarzuela en dos jornadas compuesta “a los años del Excmo. Sr. Conde De Oñate”, a quien fue dedicada.
Obra de carácter español contiene dos interesantes bailes cantados: el de la “tienda del amor” y el “del órgano”. Es una de las primeras obras de Durón y puede datar de entre 1696 y 1699

Veneno es de amor la envidia. Texto de Antonio Zamora y, quizá, de José de Cañizares. Esteno, 22 de enero de 1711, en el Teatro de la Cruz.
Es la última obra escénica de Durán y fue un gran éxito pues llegó a recaudar 15.000 reales. Gira alrededor de los celos de circe por los amores entre Glauco y la ninfa Scila, que la llevan a convertirá esta última en sirena.
Evidencia influencia italiana, como en el aria (área) “Ondas, riscos, pezes, mares” aunque también contiene unas seguidillas entonadas por Circe.
Sus personajes son: Circe, maga; Scila, ninfa marina; Florilla, zagala; Glauco, galán; Anteo, galán; Apolo, dios; Foreo, barba; Tritón, rústico, ninfas y zagales.
No se conoce la parte hablada que, según Cotarelo, “no sería mucho más que la cantada”.

Documentación:
Cotarelo y Mori. Historia de la Zarzuela o sea el drama lírico desde su origen a fines del siglo XIX.
 ICCMU. Col. Retornos. Madrid, 2000.
Proyecto Sebastián Durón: http://www.sebastianduron.com/
Extracto sobre La música escénica de Sebastián Durón, de Raúl Angulo Díaz (edic. prevista 2016): http://es.scribd.com/doc/276059951/La-musica-escenica-de-Sebastian-Duron


No hay comentarios:

Publicar un comentario