lunes, 6 de junio de 2016

OFERTA PEDAGÓGICA DE LA FUNDACIÓN JUAN MARCH



Miguel Ángel Marín



Entrevista a Miguel Ángel Marín
Director del Programa de Música.

 *  Más de 3.000 conciertos con 850.000 alumnos en 41 años.
* Línea estratégica en la programación musical de la Fundación.
* Grandes apoyos destinados a profesores, alumnos y padres.
    * Asistencia gratuida a los conciertos y materiales didácticos.




La Fundación Juan March, que en 2015 cumplió sus primeros sesenta años de vida, ha mostrado siempre un interés especial por la música y el apoyo a los jóvenes creadores e intérpretes.

En esta vocación por difundir la música, destaca el Proyecto Pedagógico que se puso en marcha en 1975 y que ha dado resultados espectaculares. Desde ese año se han ofrecido más de 3.100 conciertos a los que han asistido unos 850.000 espectadores jóvenes. Cifras muy llamativas, desde luego, que evidencian el interés y el esfuerzo de la entidad por cubrir esta faceta tan importante para un país como el nuestro, en el que la música está alejada de la oferta educativa general.

Para conocer algunos detalles de este Programa Pedagógico, hemos preguntado a Miguel Ángel Marín, Director del Programa de Música de la Fundación March, que ha tenido la amabilidad de atendernos.


VOCACIÓN EDUCATIVA .
¿Qué supone el programa pedagógico dentro de la amplia oferta musical de la Fundación Juan March?
Es uno de nuestros ejes fundamentales, porque entre los distintos formatos de concierto y  proyectos musicales realizados por la Fundación desde el año 75, el que tiene una trayectoria e historia más larga es el proyecto pedagógico. En 1975, cuando se inaugura el nuevo edificio, la Fundación empieza a organizar conciertos para jóvenes, y más de 40 años después, estos recitales se siguen celebrando con una acogida excelente entre un público que, en muchos casos, asiste por primera vez a una actividad cultural de este tipo. Es un proyecto que se ha desarrollado durante más de cuatro décadas de forma ininterrumpida, con un planteamiento o con otro, pero siempre con la finalidad de acercar la música a los jóvenes.


La consideración que la Fundación da a estos conciertos es absolutamente primordial. En cada momento el enfoque ha sido distinto  En el año 75 no existían los mismos requisitos, las mismas necesidades, ni los mismos recursos que se tienen en la actualidad. En estos momentos concretos, en los últimos cinco o seis años, el enfoque de los conciertos pedagógicos está dirigido, no sólo a que los alumnos puedan tener la experiencia de escuchar un concierto de música clásica en vivo, que en sí mismo tiene un valor importante, sino también a que puedan aprender a escuchar la música.  

La salsa de Aniceta
Cada concierto tiene unos objetivos de aprendizaje determinados, tres, cuatro o cinco, no más, y todo el proyecto se desarrolla en torno al cumplimiento de esos objetivos. A partir de ahí se diseña el programa y los materiales complementarios, en particular una Guía Didáctica para el profesor que sirva como apoyo para que pueda preparar al alumno antes de venir a la Fundación.


¿Cuáles son las características generales de estos conciertos? 
Las características de estos conciertos pedagógicos van cambiando cada año, de una temporada a otra, aunque el planteamiento general es siempre buscar proyectos donde se puedan destacar objetivos de aprendizaje claros; queremos que los alumnos aprendan a escuchar, a reconocer detalles de la música. Y a partir de esos objetivos se monta el programa y se va desarrollando.

Procuramos, además, que los objetivos de aprendizaje estén, de alguna manera, relacionados con el contenido del currículo de la asignatura de música de los centros. En consecuencia, hemos desarrollado conciertos didácticos sobre parámetros musicales, sobre melodías, sobre ritmos, períodos históricos de la música, instrumentos, géneros …

Este año, por ejemplo, hemos tenido uno dedicado a “Paul Klee el pintor violinista” con el objetivo de entender las relaciones entre la música y la pintura, y de forma más general el sonido y los colores a través de la obra de Paul Klee, importante pintor suizo de las primeras décadas del siglo XX.  Otro concierto fue titulado “Una mañana en la ópera”, y era una introducción al mundo de  este atractivo género lírico.

En resumen, ofrecemos dos conciertos pedagógicos que se ofrecen alternativamente, los martes lectivos, desde octubre hasta mayo, Son en total 18 conciertos, a los que asisten aproximadamente,   unos 5.500 alumnos cada temporada, de unos 110 o 120 centros. Esas son las cifras que tenemos   y que permanecen de modo muy estable porque todos los años programamos el mismo número de conciertos.

Además, la asistencia a estos recitales puede combinarse, previa petición, con la visita a la exposición de arte que en ese momento se exhibe en la Fundación.


¿Qué espectro de edades cubre la programación pedagógica?
De los 12 a 16 años, es decir últimos cursos de la ESO y de Bachillerato que tienen música, pertenecientes a centros públicos y privados fundamentalmente de la Comunidad de Madrid, por razones de cercanía, aunque también vienen de comunidades limítrofes.


EL PROYECTO Y LOS CENTROS EDUCATIVOS.
¿Cómo implican ustedes a los profesores? ¿Qué tipo de colaboración reciben de ellos?
Nosotros tratamos de involucrarles mediante información y una comunicación regular con ellos. Editamos un Boletín Didáctico que les enviamos dos o tres veces al año, donde explicamos cuál es la esencia del proyecto, cuáles son los objetivos de aprendizaje y como hemos concebido la documentación asociada, es decir, tratamos un poco de hacerles partícipes de nuestro proyecto a través de la información.

Los dos ciegos
Pretendemos que el concierto en la Fundación sea un acto especial, eficaz y divertido, por supuesto, pero queremos que los jóvenes aprendan y que esta actividad sea una pieza, quizá la más importante, pero no la única, dentro de un proceso más amplio. Lo que perseguimos en última instancia, es que los conciertos y proyectos que hacemos, de alguna forma se puedan “colar” en el aula.  Para ello creamos una serie de materiales didácticos para facilitar al máximo la tarea del profesor y para proporcionarles herramientas que pueda utilizar de una forma rápida y eficaz  en el aula; que no sea sólo venir al concierto y marcharse; la Fundación concibe el concierto como parte de un proyecto más ambicioso

Por otro lado, con un grupo muy cercano de profesores que están muy implicados y comprometidos con su labor docente, mantenemos reuniones de trabajo en las que recabamos su opinión y que nos digan qué mejoras podríamos introducir para hacerlos más eficaces. A partir de ese contacto con ese grupo de profesores renovamos los materiales didácticos complementarios, porque para nosotros es muy importante intentar que este concierto sea una pieza dentro de un proyecto educativo más amplio, que empieza en el aula y termina en el aula. En la última reunión, celebrada hace unos meses, contamos con una quincena de profesores. Como consecuencia, este año hemos hecho la Guía Didáctica del profesor atendiendo distintas sugerencias. Por ejemplo, disponer una serie de actividades independientes, de manera que el profesor puede seleccionar la que a su criterio se ajuste mejor para lo que él quiere explicar, para el tiempo que tiene disponible y lo hace de una manera muy flexible porque son fichas individuales; cada actividad, ocupa el máximo de una hoja para que uno pueda extraer esa hoja, fotocopiarla y distribuirla en clase. Es decir, son materiales que no sólo es que estén muy bien pensados y realizados, además son prácticos para las necesidades reales que se tienen en clase.

Hablar con los casi 200  que vienen cada temporada sería muy difícil, prácticamente imposible, pero ese grupo de profesores con los que tenemos una relación más estrecha, nos sirven como evaluadores y nos van proporcionando información regular sobre qué tipo de mejoras podemos introducir en  estos conciertos para que sean más eficaces.

Aún hay más. Al finalizar cada temporada, ofrecemos los vídeos de cada concierto a los profesores de otras comunidades autónomas. Con ellos mantenemos una relación, a distancia pero continua porque anualmente les enviamos uno o dos boletines, informándoles de los materiales que hemos publicado en la temporada anterior, para que tengan a su disposición todas las guías didácticas e incluso un vídeo que pueden utilizar, en todo o en parte, en su trabajo en el aula

Una información completa sobre nuestro proyecto educativo se encuentra en http://recursos.march.es/web/musica/jovenes/modelo-conciertos-didacticos.pdf


LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS.
En su Proyecto Pedagógico tiene muchísima importancia el empleo de las nuevas tecnologías? ¿Puede resumirnos la oferta en este ámbito?
La tecnología actual ofrece muchísimas ventajas para hacer llegar cualquier idea o mensaje a todo el mundo con una rapidez y eficacia asombrosas. Todos conocemos el potencial de la red y no voy a comentar aspectos que son  de uso y dominio públicos. Si diré que la oferta de nuestros conciertos didácticos en esta ámbito es amplísima. En el caso del concierto “Paul Klee, el pintor violinista”, desarrollado en la temporada 2015-16, consisten en: Guías didácticas para el profesorado (en HTML y ePub), Audio  y video del concierto, Programa del concierto, y además, sendas informaciones sobre la relación de música y pintura que se agrupan en tres unidades didácticas: Al ritmo de los pinceles, ¿Cómo se dibuja una melodía? y ¿Cómo se pinta la polifonía?

En ocasiones, como en el caso del programa “Una mañana en la ópera”, se ofrece también un video interactivo, en el que es posible realizar una evaluación de los conocimientos adquiridos.

Además de los centros educativos, ¿colaboran con alguna otra entidad?
Bueno, el Proyecto Pedagógico de la Fundación Juan March, como tal, es el que he resumido. Pero, puedo añadir también, que desde hace dos temporadas colaboramos con el Teatro de la Zarzuela, de Madrid, en la producción y difusión de su Programa Pedagógico, que ofrece alguna de sus representaciones en el salón de actos de nuestra sede madrileña, tanto las dedicadas a los escolares como al público general.

En las dos últimas temporadas y dentro de nuestro ciclo “Teatro musical de cámara”, se han ofrecido cuatro programas con las siguientes obras Fantochines, de Conrado del Campo; Une éducation manquée, de Chabrier y Los dos ciegos, de Barbieri; tres tonadillas escénicas de Blas de Laserna: La España antigua, La España moderna y El sochantre y su hija¸y El pelele, de Julio Gómez, y Mavra, de Stravinsky.


PROYECTOS FUTUROS.
Suponemos que ya tendrá preparada la temporada 2016-17, ¿puede avanzarnos algún dato sobre el nuevo Programa Pedagógico?
Puedo adelantar que al año que viene haremos un programa sobre zarzuela, un género del que ya nos hemos ocupado, porque hace un par de años montamos La salsa de Aniceta, una pequeña zarzuelita que luego se representó en las Jornadas de Zarzuela de Cuenca. En una presentación de unos 15 minutos, se explicaron algunas claves, después se realizó el espectáculo completo.

En la temporada próxima ofreceremos un concierto pedagógico titulado Una mañana en la zarzuela, con el objetivo general de  que los alumnos tengan la experiencia de presenciar una zarzuela, que para la inmensa mayoría será la primera vez que lo hagan, y que asimilen tres o cuatro ideas básicas e importantes del género.  Constará de una selección de arias y romanzas de distintas zarzuelas, con un guión específico escrito para este proyecto, en el que se hilvanan, con una trama, las situaciones que describen los fragmentos seleccionados. Se explican algunos de los rasgos del género como la combinación de texto hablado con música, la idea de un trasfondo casticista relacionado con la cultura musical madrileña, de qué forma y cómo se configuran los personajes, y algunos otros elementos. Por ejemplo, habrá una habanera que nos permitirá conocer los os rasgos típicos de esta forma musical.

Se hablará, además, de cuestiones de luz  porque también tratamos la puesta en escena; que los alumnos vean en el género qué se puede hacer con ella. Habrá una unidad didáctica en la que se explica el tratamiento de la luz en los espectáculos teatrales.


Después de más de cuarenta años de actividad en pro de la enseñanza y difusión de la música entre jóvenes auditorios, no creemos que haya ningún colegio o instituto que desconozca cómo puede asistir a estas sesiones. No obstante, ¿qué deben hacer los centros interesados para beneficiarse de esta oferta educativa?.
Cada año, hacia mediados de septiembre, publicamos una convocatoria abierta y gratuita, como todo lo que hace la Fundación, a todos los centros. A partir de ahí se abre un período de solicitud y los centros van pidiendo según sus intereses; nosotros les atendemos por orden de llegada y en función de nuestras necesidades.


Por último, una curiosidad. He tenido ocasión de asistir a algunas de las representaciones del Programa Pedagógico  y he observado un comportamiento excelente de los jóvenes. Debo añadir que me ha sorprendido agradablemente, considerando que para muchos, era la primera vez que asistían a un concierto de esta naturaleza. ¿Hacen ustedes algo relacionado con este comportamiento, o es sólo mérito de los profesores?.
Bueno, el verdadero mérito  es, desde luego de los profesores que preparan todos los aspectos de la actividad. Nosotros, por nuestra parte, les ofrecemos una pautas generales que pueden consultarse en nuestra página web (Consejos para asistir a un concierto), y que se traducen en la recomendación  de guardar silencio y compostura, desconectar los móviles y cualquier tipo de alarma, obedecer las indicaciones del personal de sala, y aplaudir a los intérpretes sólo cuando no se interrumpa el curso de su trabajo.


¿Quiere usted añadir algo?
Solamente recordar un par de ideas. Estos conciertos tienen como principal objetivo estimular la experiencia estética y musical en los estudiantes. En su planteamiento actual,, giran en torno a un tema concreto y se acompañan de explicaciones a cargo de un especialista, incorporando ejemplos sonoros y proyección de imágenes. Además, se complementan con una Guía Didáctica, disponible en la web de la institución, destinada a la preparación del concierto en el aula e integrada por textos, ilustraciones, fragmentos de audiciones, partituras y enlaces web con videos relacionados.

Nuestro proyecto es muy ambicioso. Tratamos, sobre todo, de que el concierto sea algo más que un no sólo sea la experiencia de un día en la etapa de formación, aunque eso es muy importante, sino que sea parte de un proyecto más amplio, que tenga un poso de aprendizaje, donde sembremos una pequeña semilla   que luego, fuera de la Fundación, incluso fuera del aula, con sus padres, en la calle, pueda ir floreciendo poco a poco. Ese es nuestro objetivo.

José Prieto Marugán

No hay comentarios:

Publicar un comentario