martes, 21 de febrero de 2017

Se recupera La malquerida, de Manuel Penella.




Portada de la partitura original manuscrtia (Archivo SGAE)
En 1935, concretamente el 12 de abril, en el teatro Victoria de Barcelona, se estrenaba La malquerida, zarzuela con letra y música de Manuel Penella (1880-1939) basándose en el drama del mismo título de Jacinto Benavente (1866-1954), que fue estrenado en 1913, por María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza en el Teatro de la Princesa, de Madrid.

Esta Malquerida lírica, a cuyo estreno asistió el dramaturgo recibiendo los calurosos aplausos del público fue interpretada en sus principales papeles por  Matilde Martín y Pablo Gorgé.

Posiblemente obligado por las características propias del género lírico español, Penella  incluyó algunas escenas cómicas (como la “canción del sacristán”  y un dúo entre Benita y Rufino); incluso introdujo el coro, aunque no tiene demasiada presencia, pues es ajeno al tremendo drama rural y familiar que es La malquerida benaventina. En el resto de la música destacan varias romanzas de los protagonistas, una “serranilla”, a cargo de Esteban, un “dúo” entre este y Raimunda, y un atractivo pasacalle.

Quizá no sea necesario recordar el núcleo argumental de La malquerida: En la Hacienda de El Sotyo, viven Doña Raimunda y su hija Acacia. Tras la muerte de su marido, Raimunda se casa con Esteban, quien se enamora de Acacia. Ciego de celos, Esteban comienza a perseguir a los hombres que rodean a la muchacha, a la que comienzan a llamar en el pueblo la “malquerida”.

Página del libreto original (Archivo SGAE)
A partir del manuscrito original de la zarzuela conservado en la SGAE, el musicólogo Enrique Mejías ha realizado una edición moderna, que podrá verse en Madrid y Valencia, pues se trata de una coproducción entre los Teatros del Canal y el  Palau de les Arts de Valencia.

En la rueda de prensa de presentación, con intervenciones de Emilio López, director de escena, y Manuel Coves, director musical, se destacó la dificultad interpretativa de esta obra que obliga a los cantantes a un esfuerzo suplementario doble: de un lado la amplitud de texto hablado que tiene la obra y de otro, mucho más difícil, la extraordinaria carga dramática de la zarzuela que apenas les deja tiempo para prepararse para el canto (incluso cómico) tras una intensa y dramática intervención hablada. Además, en esta recuperación se ha incluido una romanza de soprano de Curro Gallardo, obra hoy desconocida del compositor valenciano.

           
Teatros del Canal, Madrid: 28 de febrero, 1,3,4,5 de marzo.
Cantantes: Cristina Faus, soprano (que será Raimunda), Sonia de Munck, soprano (Acacia), César Sanmartín, barítono (Esteban), Alejandro González del Cerro, tenor (Norberto), Gerardo López, tenor (Rufino), Sandra Fernández, mezzosoprano (Benita).
Actores: Elena Lombao. Cristina Bernal. Pedro Bachura.
Escenografía: Nathalie Deana. Vestuario: Gabriela Salaverri. Iluminación: Sergio Gracia.
Dtor. escena: Emilio López. Dtor. musical: Manuel Coves.

José Prieto Marugán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario