jueves, 4 de mayo de 2017

La Gatita blanca.



Humorada lírica en un acto y tres cuadros. Libreto de José Jackson Veyán y Jacinto Capella. Música de Gerónimo Giménez y Amadeo Vives. Estreno: 23 de diciembre de 1905, en el Teatro Cómico, de Madrid.  Acción en Madrid, en época del estreno..

Personajes e intérpretes del estreno. Luisa, la Gatita, amiga de Manolo (Julia Fons). Rosario, hija de Don Servando (Srta. López Martínez). Doña Virtudes, madre de Rosario (Sra. Train). Trini, Lilí, Mimí, Tula y Puri, amigas de Luisa (Srtas. Andés, Calderón, Sánchez Giménez, Martín y Bustos).
Manolo, sobrino de Don Servando y primo de Rosario (Sr. Robles). Servando, tío y futuro suegro de Manolo (Sr. González). Periquín, sobrino de Don Servando (Sr. Vera).Ricardo, Pepe y Enrique, amigos de Manolo (Sres. Lobera, Amodeo y Aguiló).

Números musicales. Cuadro I.  Entrada de Luis. Brindis. Luisa, Manolo y todos (“¡Salud  a mis vasallos!”). Cuplé del chocolate. Don Servando, Luisa y Periquín (“¡Venga el chocolate!). Cuadro II. Quinteto. Lección de canto. Luisa, Rosario, Doña Virtudes, Don Servando y Periquín (“Si ustedes lo desean”). Cuadro III. Anuncio y baile de la machicha. Coro (“Formemos corro”). Machicha. Cuplés de la Gatita (“¡Que cante! ¡Que cante!”).
 Galop final.

Argumento. Cuadro I.  Un lujoso restaurante donde se celebra la despedida de soltero de Manolo. De un reservado salen las cupletistas y los amigos de Manolo que esperan la llegada de Luisa, “la “gatita” de manolo que no ha podido asistir por compromisos profesionales. Enrique anuncia a Manolo que la verdadera despedida será mañana en el baile del Salón Moderno


Aparece Luisa, la escena se ilumina y los camareros descorchan el champán  [Entrada de Luisa. Brindis]. Entre las burbujas del champán Luisa y Manolo lamentan su separación: Manolo dice necesitar una joven rica y Luisa un viejo millonario… Y añade que conoce a la novia oficial de Manolo y anuncia que debe ser muy desgraciada; Manolo no piensa desistir de sus planes.

Entra Rafael, un viejo bastante feo preguntando, por Manolo. Se trata del riquísimo Don Servando, futuro suegro de Manolo y riquísimo  Manolo escapa y Luisa recibe, coqueta, a Don Servando, que ha dejado fuera a su otro sobrino, Periquín, que un poco tonto pero tiene una buena renta, las chicas le reclaman. Aparece el muchacho, muy triste y asustado.  Luisa despide a sus amigos y empieza a comprometer a Don Servando ofreciéndose a poner a su hija al día para que no sea una desgraciada cuando se case con Manolo. Luisa sabe que Rosario, la hija de Don Servando, es vergonzosa, callada y desconocedora de lo moderno y ella es una experta. Y para demostrarlo canta [Cuplé del chocolate].  Don Servando pide a Luisa que se encargue de espabilar a su hija. Llega Manolo y Luisa le pone al corriente prometiéndole que no se casará con su prima.

Cuadro II. Sala de una modesta casa de viajeros. Doña Virtudes, delante de Manolo, no deja de humillar a Rosario, su hija, llamándola boba y tonta, y, al borde de la desesperación toma su lugar, hace que rosario sea su madre y pide a Manolo que la requiebre. Este no se atreve, y para cambiar de tema, pregunta si no ha llegado una joven y también por su tío (que ha pasado la noche soñando con chocolate). De esta manera, manolo consigue escabullirse.

Al quedar solas, Doña Virtudes vuelve a molestar a su hija, pero la aparición de Periquín suaviza la tensión. El muchacho confiesa que anoche ha estado en el teatro con su tío, conde una tiple monísima cantaba el chocolatito. Aparece Don Servando y al escuchar las lamentaciones de su esposa sobre Rosario, anuncia que eso se terminará dentro de tres días: Rosario va a cambiar y a espabilar; él ha encontrado la maestra que lo hará posible.

Entra Luisa vestida de institutriz y se presenta como la profesora Luisita López. Enseguida empieza sus lecciones.  La primera, recibir siempre a las visitas con alegría. La segunda, sentarse cruzando las piernas… Viene luego una lección de canto para lo que hay que adecuar el atuendo (subir un poco la falda, abrir el escote) [Quinteto. Lección de canto]. Don Servando se entusiasma; Rosario empieza a hablar en francés y Periquín suspira por su tristeza. Luisa acercándose a Rosario le dice  que no se casará con Manolo, y a Periquín le dice que no se casará con su prima. Luego se va no sin antes invitar a todos al baile de trajes de esta noche.

Todos están contentos y así les sorprende Manolo que, descubre horrorizado, el escote de Rosario, dándose cuenda entonces de que allí ha estado la Gatita. Esta sale del cuarto donde estaba escribiendo las invitaciones y también invita a Manolo.

Cuadro III. Gran salón fantástico y modernista. Las gentes bailan [Anuncio de la machicha] Entra Periquín presumiendo de su ridículo traje de torero. Unas máscaras se cuelgan de su brazo comprometiéndole. Don Servando, de soldado francés, muy exagerado se sorprende al ver a su sobrino. Ninguno de los dos ha visto a Doña Virtudes ni a Rosario.

Aparece Luisa, brillantísima de blanco, simulando una gatita. Todos la piden que cante y así lo hace  [Cuplés de la Gatita]. Luisa al ver a Rosario, le sugiere que enseñe un poco más lo que provoca la declaración de Periquín y la aceptación de Rosario. Luisa está satisfecha, cuando se anuncia el galop.

Aparecen Doña Virtudes y Manolo, que le recrimina su presencia y que haya llevado a Rosario. Al ver a su hija bailando se enfada muchísimo [Galop final]

Entra pidiendo socorro Don Servando porque el novio de una máscara le ha agredido. Doña Virtudes le abronca, el se rebela y Luisa declara que Rosario y Periquín se han confesado y su amor. Manolo y Luisa se alegran por así podrán seguir su relación.

Comentario. La gatita blanca es obra musicalmente desenfadad y divertida, desde el preludio con que comienza, página orquestal llena de vitalidad y gracia. El “brindis”, el primero de los números cantaos, deja paso a un terceto que es el famoso número del “”chocolotatito”. El intermedio que sigue, con evidentes influencias de la opereta francesa, da pie a la mazurca, una página delicada, en la que constantemente se hacen referencias a los “tiempos modernos”. La “machicha” precede a los pícaros “cuplés de la gatita” en los cuales Rosario es contestada por el coro. La obra concluye con un final  orquestal brillante y agitado.

El texto fue dedicado por los libretistas “al simpático Director Artístico del Teatro Cómico, Antonio Paso, con estos versos

A tu acertada labor
se debe el éxito enero.
¡Muy bien como Director,
y muchísimo mejor
como amigo y compañero.”

J.P.M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario