miércoles, 28 de febrero de 2018

Zarzuela. El dúo de La africana



Zarzuela cómica en un acto. Libreto de Miguel Echegaray. Música de Manuel  Fernández Caballero. Estreno: 13 de mayo de 1893, en el Teatro Apolo, de Madrid.

EL DÚO DE LA AFRICANA
Versión libre de Susana Gómez para el Proyecto Zarza del Teatro de la Zarzuela.
12 funciones - 28 de febrero al 7 de marzo de 2018.

Intérpretes:
Talía del Valle (Antonelli, Toni García).
Cielo Fernández (Amina).
Lara Chaves (Serafina del Encinar, Fina).
Natán Segado (Inocente López, Ino).
Mitxel Santamaría (Sinforoso, Sinfo).
Felipe Forastiere (Rubini, Guillermo Rubio).
Alberto Frías (Giussepini, Jesús Castro).
Cantante (David Pérez).
José Luis Fernández (Inspector).

Escenografía: Elisa Sanz. Iluminación: AlfonsoMalanda.
Vestuario: Gabriela Salaverri.Coreografía: Ferran Carvajal.
Videoescena: Bruno Praena. Adaptación musical: Javier López de Guereña.
Dirección de escena: Susana Gómez.
Orquesta de Cámara.
Dirección musical: Miguel Huertas.
Funciones escolares:
      28 de febrero (10 y 12.30 horas).
        1 de marzo (10 y 12.30 horas).
        2 de marzo (10 horas).
        6 de marzo (10 y 12.30).
        7 de marzo (10 y 12.30).
Funciones abiertas:
        2 de marzo (19 horas).
        3 de marzo (19 horas).
        4 de marzo (12 horas).




 Argumento original. Una modesta compañía lírica ensaya La africana (ópera de Meyerbeer). El empresario, Querubini, tiene la política de gastar lo mínimo imprescindible, tanto en los decorados como en los cantantes.  Y para ahorrar todo lo posible coloca como cantantes a sus familiares, a los que no tiene que pagar.  A pesar de ello es especialmente exigente y se enfada por lo poco que se trabaja en los ensayos.

Durante uno de ellos, el tenor Giuseppini aprovecha para abrazar descaradamente a la prima donna, la Antonelli, que es la esposa de Querubini. Este interrumpe el dúo presa de los celos e increpa al tenor, al que no puede despedir porque canta sin cobrar, “por amor al arte”. Para alejarle de su esposa, le ofrece la mano de su hija Amina, pero el tenor no acaba de aceptar el cambio.

En el siguiente dúo Giuseppini  y la Antonelli cantan ardientemente, por lo que Querubini vuelve a interrumpirles. El revuelo de los asistentes obliga a intervenir a la policía. Además, doña Serafina, madre del tenor, aparece por sorpresa pretendiendo llevarse a su hijo. La Antonelli se desmaya al ver que puede perder a su amante. Ante la posibilidad de tener que devolver el dinero de las entradas, Querubini reanima a su esposa y consiente en que se reanude el espectáculo.

Argumento versión de Susana Gómez.  Los miembros del elenco se preparan para una gala temática sobre el nuevo espectáculo que están a punto de estrenar, e invitan al público a tomar parte en lo que será su último ensayo antes del estreno.

Rubini es un director de escena pretendidamente italiano cuya pareja. Toni Antonelli parece tener una relación muy cercana con José Pini, tenor llegado a la compañía. Amina ya no es la hija, sino una antigua novia del director, al que aún persigue y que a su vez es perseguida por otro miembro del elenco. Fina será en esta ocasión la agente del cantante y no su madre, dispuesta a sacar tajada de la situación, mientras el resto del elenco va descubriendo los secretos de los protagonistas con sus cámaras.  Las audiciones nos ofrecerán la oportunidad de descubrir nuevas versiones de números de zarzuela. El final es igualmente caótico, pero no vendrá provocado únicamente por la llegada de personajes inesperados, sino por el descubrimiento de imágenes que desvelan las relaciones secretas entre los protagonistas. ¿Y quién es la africana en esta versión? Sencillamente, se trata al igual que en las películas de Hitchcock, del MacGuffin (la excusa argumental), el motor de arranque de toda la trama.

El elenco (Foto: T. Zarzuela)
Comentario.  Estas representaciones se inscriben dentro del Proyecto Zarza, cuyo objetivo es acercar el género lírico de la zarzuela a los jóvenes, que arrancó la temporada pasada con 9 representaciones  de una Revoltosa actualizada en lo externo, aunque respetuosa con el contenido,  interpretada por un dinámico y entusiasta plantel de jóvenes cantantes y actores sin conexión con el mundo de los cantantes líricos. En esta ocasión se repite la fórmula en lo que se relaciona con el texto y con la juventud del conjunto de intérpretes, tanto del equipo artístico como del técnico. El primero lo forman 18 jóvenes (entre 18 y 28 años) que han superado las pruebas de selección a las que se sometieron un centenar de personas, seleccionadas entre las más de 300 interesadas.

A jugar por la recepción de La revolsosa, la fórmula y la iniciativa funcionan. El pasado año el público se divirtió y este año ocurrirá igual, porque la obra elegida es divertidísima (no es otra la razón de que siga vigente 125 después de su estreno), porque el equipo interpretativo, además de cumplir con las condiciones requeridas (tanto vocales como actorales, no se olvidse que estamos ante una obra de “género chico”) poseen un entusiasmo contagioso y porque el público al que va inicialmente dirigido creo que está ansioso por contemplar eso de la zarzuela, algo de lo que han oído hablar (más mal que bien) pero que no conocen. Además van a verlo en un teatro espectacular, en directo y sin trampas (alejado de los trucos de la televisión o incluso los recitales populares), con lo que la magia del teatro seguro que les sorprenderá.

Un importante valor añadido en estas funciones es el hecho, infrecuente pero muy importante y con evidente espíritu educativo, que tras la función habrá un coloquio, de unos 20 minutos de duración, en el que los espectadores podrán preguntar lo que quieran a los intérpretes. Por lo que hemos visto en anteriores ocasiones, esta práctica es muy entretenida y enriquecedora.

El éxito de estas representaciones está asegurado. Para las funciones escolares está confirmada la existencia de unas 9.000 personas que provienen de Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura. Pero no son personas aisladas (para eso se ofrecen las funciones abiertas), sino que están canalizadas a través de sus respectivos centros educativos. Este es otro detalle importantísimo, porque a estos centros se les facilita una serie de material, en forma de guías didácticas, para que los profesores puedan preparar la actividad. Estamos convencidos de que el sistema funciona y tendrá sus frutos, que no son otros que dar a conocer a las nuevas generaciones la existencia de un riquísimo patrimonio músico-teatral, y llevar nueva savia  las salas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario