viernes, 29 de junio de 2018

Zarzuela: ¡24 horas mintiendo!



Comedia musical en dos actos. Libreto de Francisco Ramos de Castro y Joaquín Gasa. Música de Francisco Alonso. Estreno: 12 de junio de 1947, en el Teatro Bretón de los Herreros, de Logroño[1].


¡24 HORAS MINTIENDO!
Versión libre de Alfredo Sanzol.
Nueva producción del Teatro de la Zarzuela, de Madrid.
14 funciones – 29 de junio al 14 de julio de 2018.

Intérpretes:
Gurutze Beitia (Casta). Estíbaliz Martyn (Totó).
Nuria Pérez (Charito). Raffaela Chacón (Ramona).
Cecilia Solaguren (Laura). María José Suárez (Magdalena).
Jesús Castejón (Casto). Joselu López (Ricardo).
Enrique Viana (Amo Lolo). Ángel Ruiz (Fernando).
José Luis Martínez (Bombardino). Mario Martín (Fileto).
Luis Maesso (Fernandito).

Equipo artístico y técnico.
Escenografía: Carmen Castañón. Iluminación: Eduardo Bravo.
Vestuario: Ana Garay. Coreografía: Nuria Castejón.
Dirección de escena: Jesús Castejón.
Coro Titular del Teatro de la Zarzuela. Orquesta de la Comunidad de Madrid.
Dirección musical: Carlos Aragón.



Personajes e intérpretes principales del estreno: Maruja Boldoba. Angelita Navalón. Araceli Castro. Gloria Santoncha. Carmen de León. Carlos Garriga. Alfonso Goda. Luis Barbero. Juan Pascual. Amadeo Llauradó.

Sinopsis argumental original. Los delirios de grandeza de doña Casta (esposa de don Casto) y de sus hijas Charito y Totó, llegan al extremo de encerrarse en casa, a cal y canto, para hacer creer a los vecinos que están de vacaciones.

Esta idea les llevará a mentir constantemente. Cuando llegan don Fernando y doña Laura, los padres argentinos del novio de Totó, don Casto y su esposa se harán pasar por criados de si mismos. La situación la salvan don Fileto y su mujer, padres del novio de Charito, quienes haciéndose pasar por don Casto y esposa, consiguen que los argentinos se marchen.

Las situaciones comprometidas y las más extrañas peripecias se suceden hasta que la llegada de los novios, Fernando y Ricardo, lo aclara todo

Argumento de la versión ofrecida. Acto I. El matrimonio formado por Casto y Casta y sus hijas Charito y Totó, deciden encerrarse en casa para ensayar una revista que les saque de su mala situación económica, haciendo creer a los demás que salen de gira por América. En la fiesta de despedida aparecen Bombardino y Magdalena, un matrimonio de políticos corruptos; Fileto y Ramona, propietarios de restaurantes donde comen los artistas y padres de Ricardo (novio de Charito) hija de los anfitriones.

Al finalizar la fiesta comienza el encierro y los ensayos. Pero llega un caballero argentino, Fernando, padre de Fernandito, el novio de Totó, que dificulta el plan de Casto y Casta, quienes, haciéndose pasar por sus criados, hacen creer al visitante que los amos no están. De paso, tratando de sacar partido de la situación, hacen que Fernando y su mujer, Laura, paguen por ocupar su casa mientras estén en la ciudad.

Fileto descubre la mentira del viaje a América. Casta intenta negociar con Ramona, pero ambas acaban discutiendo. Cuando Fernando vuelve con su mujer y sus equipajes, sorprenden a los supuestos criados con una noticia: se quedarán hasta que vuelvan los artistas de su gira.

Acto II.  Han pasado algunas semanas. Fileto y Casto intentan echar de la casa a los argentinos porque la convivencia está siendo complicada. Fernando, un atrevido mujeriego, intenta asediar a Casta (presunta criada) buscando la ayuda de Casto (presunto criado). A partir de aquí  la situación se complica porque llegan los “propietarios” de la casa (que son Fileto y Ramona, de previo acuerdo con Casto). Todos fingen ser lo que no son. Bombardino casi enloquece ante tanta mentira.
El resultado es el reproche de unos contra otros. De repente aparece Fernandito, novio de Totó, e hijo de los argentinos, con una noticia que resolverá el enredo planteado llevando la felicidad a todos.

Comentario. Para 24 horas mintiendo, simpática obra de enredo, escribió el maestro Alonso una serie de números atractivos y de impacto directo, que alcanzaron el éxito inmediato. El público del teatro salió tarareando la melodía del "Foxtrot de las cocteleras", el acariciador "Fado portugués" el chulapo chotis "Arrímate-maté-maté", el pícaro "Pregón", la delicada "Canción mallorquina" y el vibrante y sandunguero pasodoble. "Claveles granadinos".  J.P.M.


[1] En Madrid se estrenó en el Teatro Albéniz el 30 de septiembre de 1947.

No hay comentarios:

Publicar un comentario