miércoles, 20 de junio de 2018

Zarzuela: De la fusión a la fisión.

Protesta cantada

Nuestro Diccionario define fusión como “unión de intereses, ideas o partidos”, y fisión, como “escisión, rotura”. No sé si el título de este apunte es exacto y correcto, pero la idea la creo clara: lo que nació, al parecer, por razones interesadas (no expuestas con claridad, por cierto), ha derivado en ruptura, por la decisión de José Guirao, el nuevo Ministro de Cultura, de derogar el Decreto Ley que posibilitaba la unión del Teatro Real con el de la Zarzuela.

Son muchos lo que se han felicitado por la decisión, incluso algunos de aquellos que defendían que la “idea” no es mala. No voy a entrar en este aspecto, aunque quizá convenga recordar que una idea, aún siendo “buena” en sí misma, tiene que ser desarrollada y si esto se hace mal, el resultado puede ser nefasto.

Lo importante de hoy es que se detiene un proceso que se había concretado sin información, sin proyecto, sin presupuesto, y con  visos de ser una decisión inapelable, dictatorial. Las buenas palabras e ideas de que se buscaba la internacionalización de la zarzuela y su mejor promoción, desde una entidad que prácticamente nunca se ha interesado por la zarzuela, era difícil de comprender. Pero bueno.

El asunto continúa. Quizá hayamos vuelto a la casilla de salida, pero la carrera volverá a empezar, casi con seguridad. Puede que sea necesario, pero no conviene olvidar que son bastantes los temas que habría que abordar y aclarar al público, a ese público que todos los gestores culturales, sin excepción, consideran destinatario de su actividad profesional. Ese público de que algunos prescinden cuando les interesa, sin el menor pudor.

Como suele decirse, habrá que estar atento a la pantalla. Pero, claro, si nos ponen anuncios ….

José Prieto Marugán

No hay comentarios:

Publicar un comentario