Buscar este blog

martes, 16 de noviembre de 2021

La tabernera: tercera entrega.

Romance marinero en tres actos. Libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw. Música de Pablo Sorozábal. Estreno: 6 de mayo de 1936, en el Teatro Tívoli, de Barcelona. Acción en Cantabreda, ciudad imaginaria del Norte de España. Época del estreno.

 La conocida y popular zarzuela La tabernera del puerto, en nueva producción del Teatro de la Zarzuela se programó para el mes de mayo de 2018. Sus doce funciones no pudieron ser representadas a consecuencia del decreto gubernamental que pretendía fusionar el Teatro de la Zarzuela con el Teatro Real, hecho que provocó una huelga que impidió el normal desarrollo de este espectáculo.

En junio de 2020 y con la doble intención de recuperar la inversión realizada y satisfacer al público que no pudo disfrutar el montaje, se dieron 8 funciones.

Ahora se anuncian otras 8 representaciones, alguna de las cuales puede verse afectada por otra huelga que, a día de hoy, no sabemos cómo puede influir en esta programación.

La oferta de esta temporada 2020/21 tendrá como protagonistas y responsables a las siguientes personas.

 

LA TABERNERA DEL PUERTO

Producción del Teatro de la Zarzuela, de Madrid.

 (Información conocida en el momento de redactar esta entrada).

 

Intérpretes:

María José Moreno (Marola) - (19, 21, 25 y 27, de noviembre)

Sofía Esparza (Marola) - (20, 24, 26 y 28, de noviembre)

Ruth González (Abel )

Vicky Peña (Antigua).

Damián del Castillo (Juan de Eguía) - (19, 21, 25 y 27, de noviembre)

Rodrigo Esteves (Juan de Eguía) - (20, 24, 26 y 28, de noviembre)

Antonio Gandía (Leandro) - (19, 21, 25 y 27, de noviembre)

Antoni Literes (Leandro) - (20, 24, 26 y 28, de noviembre)

Rubén Amoretti (Simpson) – (19, 20, 21, 24, 25, 26 y 27, de noviembre)

Ihor Voievodin (Simpson) – (28 de noviembre)

Pep Molina (Chinchorro). Ángel Ruiz (Ripalda).

Abel García (Verdier). Agus Ruiz (Fulgen). Didier Otaola (Senén).

 

Equipo artístico y técnico.

Escenografía: Ezio Frigerio (con Riccardo Massironi). Iluminación: Vinicio Cheli.

Vestuario: Franca Squarciapino.

Movimiento escénico: Aixa Guerra. Proyecciones: Álvaro Luna.

Dirección de escena: Mario Gas.

Coro Titular del Teatro de la Zarzuela. Orquesta de la Comunidad de Madrid.

Dirección musical: Óliver Díaz. 

 

El argumento de La tabernera es conocido de todos los aficionados, por lo que obviamos repetirlo de nuevo. Sí recordamos, a continuación, el pequeño comentario publicado en este blog el 4 de mayo de 2018.

Comentario. La tabernera del puerto llegó a manos de Sorozábal por casualidad. Inicialmente, los autores del libro la habían ofrecido a Guridi pero éste estaba trabajando en su zarzuela Mari–Eli (texto de Carlos Arniches y Eloy Garay, estrenada en el teatro Fontalba, de Madrid, el 11 de abril de 1936) de ambiente similar. En consecuencia, el texto de La tabernera fue entregado a Pablo Sorozábal que vio en él “buenas situaciones musicales”, aunque el músico donostiarra hizo algún retoque, como sustituir un inicial número de vicetiples bailando claqué, por la magnífica romanza de Simpson “Despierta negro”.

La crítica, una vez producido el estreno realizó su trabajo. Un cronista, que firma  “Lara” escribió en El Diluvio, de Barcelona:

Una partitura que no tiene desperdicio, altamente agradable, que se escucha con atención y penetra, adecuada y siempre, el ambiente de la obra. Toda ella perfectamente instrumentada, viéndose siempre el sello característico de un gran maestro como lo es Pablo Sorozábal.

Tras el triunfo en Barcelona, y pasado el paréntesis de la guerra, La tabernera llegó a Madrid y subió al escenario del teatro de la Zarzuela el 23 de marzo de 1940, interpretada por Marcos Redondo (Juan de Eguía), Conchita Palacios (Marola), Manuel Gas (Simpson), Esteban Guijarro, (Leandro), Martelo (Chinchorro), Valeriano Ruiz París (Verdier), María Zaldívar (Antigua) y Natividad Piñero (Abel).

Los autores, especialmente Sorozábal, esperaran alguna reacción negativa hacia la obra, pues hubo momentos de tensión durante el estreno. Algunos críticos mostraron más interés en desacreditar al compositor por sus ideas políticas que en comentar los valores musicales de la zarzuela. Lástima, porque la obra gustó tanto y era tan atractiva que, según escribe Sorozábal en sus memorias, llegaron a pedirle que cediera los derechos de autor de La tabernera a la Falange.

La tabernera del puerto es una de las mejores obras del género grande. De los dieciséis números musicales de que consta hay varios realmente atractivos: la escena introductoria del primer acto que arranca con un coro de marineros (“Eres blanca y hermosa”) y en el que destaca la intervención de Abel;  el dúo cómico de Antigua y Chinchorro “(¡Ven aquí, camastrón!”), página –como casi siempre ocurre– alejada de la línea argumental básica de la obra, pero simpática y chispeante y, el dúo de Leandro y Marola (“Todos lo saben”).

El segundo acto es un derroche de temas musicales pues contiene nada menos que cuatro importantes romanzas protagonizadas por Marola, Juan de Eguía, Simpson y Leandro, respectivamente. La primera, es la célebre “En un país de fábula”, en la que la protagonista está acompañada por un coro a boca cerrada; la de Juan de Eguia (“Con el chíbiri, chíbiri”),  escrita después del estreno para el lucimiento de Marcos Redondo; la de Simpson (“Despierta negro”), uno de los más grandes momentos de la zarzuela escritos para la cuerda de bajo, y la de Leandro (“No puede ser”), página que figura en el repertorio de todos los grandes tenores españoles.

 

En el tercer acto merece la pena escuchar con atención el impresionante cuadro musical de la galerna, muestra de las habilidades creadoras de Sorozábal.

La tabernera del puerto es un verdadero drama lírico en el que están retratados una amable y enamorada tabernera, un padre autoritario y violento, las envidias de las mujeres del pueblo que desconocen el pasado de Carola y ven en su juventud y belleza un peligro para su tranquilidad, el amor apasionado de un muchacho capaz de todo por su enamorada, y el paisaje sonoro de un pequeño puerto marinero al que llega el drama. 

Otra zarzuela perjudicada por estas interrupciones fue Policías y ladrones, escrita por Álvaro del Amo y puesta en música por Tomás Marco. De ella iban a darse cinco funciones en la temporada 18/19. Fueron suspendidas. Volvió a programarse para la temporada 19/20. Tampoco subió a las tablas. ¿Tendremos ocasión de ver en escena este trabajo, que puede ser la demostración práctica de si la zarzuela tiene futuro en nuestros días? El tiempo lo dirá,  J.P.M.

 

CURSO SOBRE DIRECCION DE ESCENA EN LA ZARZUELA.

 La Escuela Superior de Canto de Madrid, organiza el curso “Introducción a la dirección de escena en la zarzuela”. Se desarrollará del19 al 21 de noviembre de 2021, en la sede de la Escuela (Calle de San Bernardo, 44, Madrid). 

Será dirigido por Raúl Arbeloa e Ignacio Garía y participarán en sus actividades: José Luis Temes, Alejandro Andújar, Marta Gómez, Mahor Galilea, Manuel Lagos, Paco Pena y la soprano María José Moreno. Las sesiones culminarán, el día 26 de noviembre, con un concierto en homenaje al tenor y catedrático de canto de la Escuela, Ramón Regidos, recientemente fallecido. 

 El programa es el siguiente: 

Viernes 19 de noviembre 

16:30 hs. Presentación 

16:45 hs. La zarzuela más allá de la nostalgia por José Luis Temes (Director de orquesta y musicólogo) 

18:45 hs. Pausa 19:15 hs. Una zarzuela del siglo XVIII: Análisis y puesta en escena de “Vendado es amor, no es ciego”, de José de Nebra y José de Cañizares, por Raúl Arbeloa (Director de escena. Profesor de la Escuela Superior de Canto de Madrid) 

Sábado 20 de noviembre 

10:00 hs. Una zarzuela del siglo XIX: Análisis y diseño plástico escénico para “El barberillo de Lavapiés”, de Francisco Asenjo Barbieri y Luis Mariano de Larra, por Alejandro Andújar (Escenógrafo y figurinista) 

11:30 hs. Pausa 

12:00 hs. Movimiento escénico y coreográfico en la puesta en escena de la lírica. El trabajo con el coro, por Marta Gómez (Actriz y coreógrafa. Profesora de la Escuela Superior de Canto de Madrid) 

13:00 hs El trabajo entre el cantante lírico y el director de escena. Una conversación con María José Moreno (Soprano) e Ignacio García (Director de escena) 

14:00 hs. Fin de la sesión 

16:30 hs. Una zarzuela del siglo XX: Análisis y puesta en escena de “Black el payaso”, de Pablo Sorozábal y Francisco Serrano Anguita, por Ignacio García (Director de escena. Director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro) 

18:30 hs. Pausa 

19:00 hs. Nuevos caminos para la zarzuela y sus intérpretes, por Manuel Lagos (Doctor en Filología y gestor cultural) 

Domingo 21 de noviembre 

10:00 hs. El trabajo del director de escena con el regidor y los equipos técnicos de un teatro de lírica, por Mahor Galilea (Directora de escenario del Teatro de la Zarzuela) 

12:00 hs. Pausa 

12:30 hs. El modelo de producción del Teatro de la Zarzuela de Madrid, por Paco Pena (Director de producción del Teatro de la Zarzuela) 

13:45 hs. Clausura del curso 

 

Viernes 26 de noviembre 19:00 hs.

 Concierto homenaje a Ramón Regidor Con Jorge Robaina (piano), María José Moreno (soprano), Eugenia Enguita (soprano), Noelia Buñuel (soprano), Enrique Bustos (barítono), Henar Cabrero (soprano) e Inés Olabarría (mezzosoprano). 

 

Precio de Matrícula: 50 euros 

Amigos de la ADE: 25% de descuento 

Miembros ESCM: 50% de descuento 

Socios de la ADE: Gratuita 

Información e inscripciones: 

Asociación de Directores de Escena de España 

c/ San Bernardo nº 20 - 1º izq. 

28015 MADRID (ESPAÑA) 

Tlf.- (+34) 91 559 12 46 

Número de plazas limitado. Fecha límite de inscripción: 18 de noviembre. J.P.M.

lunes, 18 de octubre de 2021

Rescate de la zarzuela "El patio de los naranjos".

 

Imagen de la presentción del proyecto.
 El próximo día 19 del presente mes de octubre, se dará a conocer en el Gran Teatro de Córdoba, la recuperación de una zarzuela escrita por Julio Pellicer y José Fernández Villar, con música de Pablo Luna. La obra se titula El patio de los naranjos, fue dedicada al pintor cordobés Julio Romero de Torres, se estrenó el 16 de febrero de 1916 en el Teatro Apolo, de Madrid, se desarrolla en el famoso Patio de los Naranjos, y en ella intervienen personajes como Carmela, la hija del campanero, Martiniyo, el Sartenero, e incluso un guía turístico. Será interpretada por la soprano Leticia Rodríguez, el bajo-barítono Javier Povedano y el tenor Francisco Díaz-Carrillo, acompañados por algunos solistas del Coro Ziryab y de la Escolanía Cajasur, y la Orquesta de Córdoba. Serán dirigidos por Carlos Domínguez-Nieto.

Esta recuperación se inscribe dentro del proyecto de rescate de zarzuelas y otras obras relacionadas con la ciudad andaluza y será ofrecida al público dentro de las actividades del Centenario del Concurso de Patios.

José Prieto Marugán. 18-10-2021

sábado, 16 de octubre de 2021

Vuelven Los Gavilanes.

 


Zarzuela en tres actos de José Ramos Martín con música de Jacinto Guerrero.

Intérpretes: Sandra Ferrández, Leonor Bonilla, Javier Franco, Alejandro del Cerro, Lander Iglesias, Esteve Ferrer.

Equipo técnico: Dirección de escena: Mario Gas. Escenografía: Ezio Frigerio con Riccardo Massironi. Vestuario: Franca Squarciapino. Iluminación: Vinicio Cheli. Audiovisuales: Sergio Metalli. Movimiento escénico: Carlos Martos de la Vega. Dirección musical: Jordi Bernácer. Teatro de la Zarzuela, 14 de octubre de 2021.

La huelga del personal técnico de los teatros del INAEM, reivindicando que no les olviden en la nueva política de contrataciones, impidió el estreno de esta reposición de la onocida y admirada zarzuela del músico toledano. Las convocatorias subsiguientes del paro para otros días (salvo que haya desconvocatoria) imposibilitará la consecución del calendario de funciones inicialmente previsto, pero en los días que haya función, el éxito está asegurado con el mismo entusiasmo que el que tuvimos ocasión de contemplar.

Otro detalle a destacar es que en el Teatro han desaparecido las restricciones debidas a la pandemia, y el local presentaba un lleno caso absoluto, lo que resulta una muy buena noticia.

El público congregado disfrutó con la representación y aplaudió al finalizar todos los números musicales, que, además conoce, aunque hayan pasado veinte años desde la última vez que esta zarzuela se vio en la calle de Jovellanos.

 

De manera general, la representación alcanzó niveles elevados. Javier Franco, barítono coruñés, en el papel de Juan, el indiano que regresa del Perú, resolvió las grandes dificultades de su papel, escrito –como casi todos los demás– en una alta y exigente tesitura que puede resultar ingrata para muchos cantantes. Sandra Ferrández, mezzosoprano crevillentina, fue una Adriana poderosa, convincente y muy interesante desde el punto de vista dramático.  Alejandro del Cerro, tenor santanderino, como Gustavo gustó por su timbre, por su línea de canto y por sus grandes recursos.  Leonor Bonilla, soprano sevillana, también dio la talla en el papel de Rosaura.  La pareja cómica (esta vez a cargo de dos hombres: Clariván, el alcalde y Triquet, el gendarme, fueron muy aplaudidos, como reconocimiento a su gran actuación actoral. Dignifican estos roles.

De manera similar habría que destacar a Ana Goya, dando vida a Leontina, madre de Adriana y abuela de Rosaura, que estuvo magnífica a pesar de su corta intervención. Lo mismo se podría decir de otra pareja (Trinidad Iglesias y Enrique Baquerizo), cuñada y hermano de Juan respectivamente. Se nota perfectamente, cuándo en la Zarzuela se cuenta con un buen director de escena, capaz de sacar partido a la parte actoral en los intérpretes, tanto en la expresividad gestual como en la parte hablada del espectáculo.

 


La orquesta estuvo a las órdenes del alcoyano Jordi Bernácer, debutante en el teatro; llevó al conjunto con corrección. Quizá convenga recordar que el acompañamiento instrumental de Los Gavilanes no presenta grandes problemas técnicos, porque es sencillo y sólo busca servir de soporte a la voz de los solistas.

El coro, por su parte, con una intervención importante y variada en esta obra, volvió a dar muestra de su profesionalidad, eficacia, y solvencia

No acabó de convencernos la escenografía. A base de estructuras metálicas móviles, que se mantienen durante toda la acción y tras las cuales se proyectan una serie de imágenes que completan el entorno. No encontramos referencias para advertir que la acción, trasladada de la Provenza de 1845 prescrita por el libretista, al tiempo de entreguerras de los años veinte. Creemos que tal cambio poco aporta a la representación. Desde luego, al público no le importó porque aplaudió con calor y entusiasmo al final de la representación. El tema y su desarrollo se entendieron y aunque existieron recortes, la historia se entendió (si es que había alguien que no la conociera).

Por último, el movimiento escénico nos pareció un punto estático, desde el mismo coro inicial. En cuanto al vestuario, muy atractivo, vistoso y acertado.

Vidal Hernando.


 

lunes, 11 de octubre de 2021

Fundación March: Sello discográfico,

Con el nombre de MarchVivo la Fundación Juan March pone a disposición de los melómanos un nuevo sello discográfico, en soporte digital y físico. Con esta iniciativo, de un importante valor cultural en estos tiempos, la Fundación sa un paso más en la difusión de la música y une, a su ya variada y apreciada y oferta un elemento indispensable en esta época tecnológica.

Además de a la propia entidad, el nombre del sello hace referencia al carácter general de lo que será u catálogo y su contenido. VIVO señala al origen de las grabaciones: conciertos y espectáculos realizados en su propio Auditorio, lo que, además significa ciclos especializados, músicas poco frecuentes, muchas de ellas novedosas para el público, recuperación de partituras olvidadas… Es decir, ampliación del repertorio, rescate del patrimonio y difusión del mismo por los canales clásicos y modernos.

Las grabaciones serán distribuidas por la empresa Outhere Music, distribuidora de los sellos Alpha Classic, Arcana, Linn Records, Ricercar y Zig-Zag Territoires, entre otros. Además, los discos estarán disponibles en tiendas de discos, y plataformas digitales (Spotify o AppleMusic), con posibilidad de descarga y streaming. En la red, además de las grabaciones (https://www.march.es/es/madrid/conciertos/march-vivo), estará disponible el libreto y otras informaciones de interés sobre el disco. Un ejemplo puede verse en: https://www.march.es/es/madrid/conciertos/march-vivo/noche-san-juan

El proyecto se inicia con tres títulos, que estarán disponibles entre el 8 y el 22 de octubre de 2021.

El primer disco (8 de octubre) está dedicado a La noche de San Juan, de Roberto Gerhard. Se trata de un ballet, inspirado en el folclore del pirineo catalán, escrito hacia 1938 y cuyo estreno no pudo llevarse a cabo a consecuencia de la Guerra Civil. La grabación corresponde al espectáculo desarrollado en el Auditorio de la Fundación en junio pasado, interpretado por el pianista Miguel Baselga y grabado por el ingeniero de sonido Javier Monteverde.

El segundo disco (a partir del 15 de octubre) lo protagoniza el pianista de jazz Moisés P. Sánchez, acompañado de bajo y percusión, y se trata de una reelaboración de las Invenciones a dos voces, BWV 772-786, de Bach. El concierto se ofreció en el Auditorio en 2018 con el título de Bach, el jazz y la improvisación, y el disco procede de una grabación en estudio realizada en octubre de 2020.

El tercer volumen (22 de octubre) se titula Mompou Live. Contiene la remasterización de la grabación, histórica, del concierto del propio Mompou ofrecido en la Fundación el 19 de enero de 1977. Contiene el último cuaderno de su Música callada, encargo de la Fundación al compositor. Se incluyen, además, algunas canciones intepretada por la soprano Montserrat alavedra.

Las portadas de los tres discos reproducen obras de Fernando Zóbel (para Mompou), José María Yturralde (para Bach) y Antoni Tàpies (para Gerhard), de la colección de la Fundación y expuestas en el Museo de Arte Abstracto, de Cuenca.

José Prieto Marugán

10 de octubre de 2021